Crisis por COVID-19

BBVA prevé que morosidad aumente a 5% por pérdida de empleos

La institución bancaria estimó que el financiamiento a las empresas tendrá una caída en los próximos meses

Aumentan bancos 0.5% tasas de interés de tarjetas de crédito
Foto: Pixabay.
Por:
  • ana martínez

El sector bancario prevé un aumento en el Índice de Morosidad (IMOR) cercano a 5.0 por ciento al cierre del año, impulsado principalmente por la pérdida de empleos durante la pandemia de COVID-19, advirtió Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA México.

En videoncoferencia de prensa, el analista indicó que ante la pérdida del trabajo, que afectó a un millón 030 mil 366 empleos de marzo a mayo de 2020, las personas ven limitados sus ingresos, lo que dificulta el pago de sus créditos o adquisición de nueva deuda.

De acuerdo con la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el cuarto mes del año el saldo de la cartera total de la banca es de cinco billones 709 mil millones de pesos, con un IMOR de 2.32 por ciento, por lo que “en el escenario pesimista” de BBVA México se estima que este dato aumente el doble.

Resaltó que el programa de facilidades contables será fundamental para poder clasificar los meses más duros de la pandemia a los créditos y no se tomen como vencidos.

El economista en jefe de BBVA México recordó que la banca entró a la pandemia con una buena solvencia y liquidez, así como con una calidad de cartera crediticia positiva, con niveles bajos de cartera vencida.

“Hemos visto muy ligeros incrementos en el primer trimestre anual, pero la morosidad sigue en niveles manejables”, dijo.

A la fecha, el IMOR para las empresas se ubica en 1.8 por ciento, 4.4 por ciento en el caso de consumo, 3.0 por ciento en vivienda y en general, para el sector privado se sitúa 2.6 por ciento.

“No vamos a ver deterioros grandes en la cartera vencida, debido al programa de diferimiento de pagos. La clave va a ser la duración de la pandemia y de las medidas de aislamiento social. Si se logra superar la contingencia antes de seis meses, es factible que no veamos incrementos tan importantes”, sostuvo.

Hasta el momento, la banca ha diferido 8.3 millones de créditos a sus cuentahabientes, principalmente a micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes) y personas físicas con actividad empresarial. Específicamente BBVA México aplazó 1.3 millones de financiamientos.

El desempleo también afectará al crédito al consumo, indicó Carlos Serrano, que en abril tuvo su peor caída desde hace 10 años, pues cayó 2.0 por ciento.

“Esta baja se explica porque hay quienes están perdiendo su trabajo o por aquellos que aún lo conservan, pero han bajado su nivel de consumo por la sana distancia y tienen más precaución de sus gastos ante la pandemia”, dijo.

La institución bancaria estimó que el financiamiento a empresas tendrá una caída en los próximos meses, ya que este crédito está ligado al desempeño de la economía, de la cual tiene una previsión de entre -6.0 a -12 por ciento.

“En estos meses el crédito se ha contratado por temas de liquidez, pero eso no es sostenible en el tiempo y permitirá enfrentar sólo al corto plazo”, destacó.

En este sentido, Carlos Serrano consideró que se deben establecer medidas para evitar que los problemas de liquidez se traduzcan en dificultades de solvencia para las empresas, debido a que puede aumentar el desempleo.

Añadió que sería bueno ver programas del Gobierno más agresivos como posponer obligaciones fiscales y apoyos para mantener las nóminas, de forma que se disminuya la posibilidad de que empresas con problemas de liquidez desaparezcan.

“Eso (desaparición de empresas) afectaría al empleo, la recuperación económica después de la contingencia y la salud del sistema financiero. Un programa de garantías de la banca de desarrollo podría resultar en que el deterioro de la cartera crediticia pueda ser menor”, dijo. 

JVR