Lunes 13.07.2020 - 06:04

Caida de yuan devalua a exportacion mexicana

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fuente Scotiabank

La razón de China para devaluar su moneda fue principalmente para revertir su desaceleración económica, no obstante, su decisión implica malas noticias para el resto del mundo, pues pagaría productos manufacturados y materias primas con una divisa depreciada ante el dólar, lo que afectaría a países exportadores y comerciantes de bienes básicos, como México.

Especialistas de Banco Invex destacan que la devaluación generará consecuencias en los mercados globales, donde lo más importante es lo que los inversionistas crean. Por el momento parece claro que el porcentaje de devaluación aplicado no mejora la competitividad y en los mercados se piensa que puede haber una devaluación mayor; sobre todo por la incertidumbre que generó el movimiento del yuan en la semana pasada.

Los analistas confirman que hay un débil de crecimiento en China que se suma al que existe en otras regiones. El país asiático cuenta con mucha capacidad ociosa y el estímulo de una moneda devaluada puede provocar que se vendan productos chinos a precios más baratos en mercados externos.

Rodolfo Campuzano, director de Estrategia y Gestión de portafolios de Invex, dice que “China estaría exportando deflación al resto del mundo en momentos en que se pensaba que dicho fantasma estaba extinto”.

Agrega que con la flexibilidad cambiaria de China, existe una mayor presión a la baja de precios, tanto de bienes manufacturados como de bienes básicos (que dicha nación pagaría con una moneda devaluada; es decir a precios menores en dólares), lo que implica una situación estresante para los productores de commodities y para otras naciones que son exportadoras de manufacturas, incluyendo a México y al mismo Estados Unidos.

La presión sobre las monedas en el mundo emergente para seguir devaluándose cuenta ahora con otro factor de intensificación.

Por su parte, Ma Jun, economista jefe del banco central, dijo que la decisión adoptada por China de debilitar el yuan, en la semana pasada, podría evitar más ajustes similares.

El economista minimizó los temores del mercado, de que pueda comenzar una guerra de divisas por la devaluación de China, agrego que el banco central se movería sólo en circunstancias excepcionales para evitar una excesiva volatilidad en la tasa de cambio.

Ma dijo, en un comunicado, que “no hay razón para preocuparse”, porque el banco central de China vaya a seguir interviniendo en el mercado para apoyar al yuan, mientras la economía del país asiático se estabiliza y espera que la economía crezca alrededor de siete por ciento este año.