Calificacion soberana aun no corre peligro

Suspenden en navidad actividades en bancos y Bolsa Mexicana
Por:

Por Aura Hernández

La posición de México ante la crisis es mejor que la de otros países, por lo que aun sin reforma fiscal es posible que atraviese la recesión con su calificación soberana intacta.

La calificadora internacional Moody’s decidió mantener en estable la perspectiva de calificación de México debido a que la forma en que el gobierno ha actuado en los últimos años le ha permitido tener en déficit muy moderados, lo que hace “que no exista una presión para incurrir en niveles de endeudamiento adicionales”, afirmó Alberto Jones, director general de la firma en México.

Ante la baja en la perspectiva de la calificación crediticia de México por las otras dos calificadoras más importantes del mundo, Fitch Ratings y Standard & Poor’s, el mercado anticipaba que Moody’s también haría un movimiento a la baja.

Sin embargo, la firma llegó “a la conclusión de que no es pertinente bajar o poner en perspectiva negativa la calificación de México”, la cual ha sido estable desde hace tres años, ya que el gobierno ha logrado ajustar su nivel de gasto a los ingresos de los que dispone lo que le permitiría tener un déficit de hasta 3% del PIB.

Esto ya se comprobó con los dos recortes al gasto público que ha realizado el gobierno este año por 85 mil millones de pesos, lo cual permite no causar presiones sobre el endeudamiento del país.

Déficit no es determinante. En entrevista con La Razón, Jones resaltó que el nivel de déficit presupuestario de los países no es tan importante a la hora de decidir una calificación soberana, pues existen naciones como Chile, que está dos niveles arriba de México y que va a tener un déficit este año de alrededor del 5% del PIB.

Con respecto a una posible reforma fiscal, el director general de Moody’s México opinó que independientemente de su gran necesidad, aunque no la hubiera el gobierno no tendría presiones significativas ni afectaría la calificación.

Si no hay una reforma fiscal tendrá consecuencias “respecto de la posibilidad de un mejor crecimiento económico para México en años venideros, lo cual por supuesto no es algo favorable, sin embargo, en este momento, dadas las circunstancias mundiales y la comparación que hacemos de México contra otros países similares aun sin reforma fiscal dado que el gobierno va a restringir su gasto, pues no van a haber presiones”, precisó.

Además, destacó, que existe consenso de la necesidad de tener finanzas públicas equilibradas, por lo que el riesgo radica en que por alguna circunstancia el gobierno deje de manejar el recurso fiscal de manera prudente.

asc