Carreras de galgos

Carreras de galgos: sus orígenes, su presente y cómo apostar en ellas

Las carreras de galgos están reguladas para garantizar la salud de los animales; volvieron a recuperar una de las principales características que las distinguían hace décadas: la capacidad de imprimir pasión en sus seguidores y fanáticos

Galgos
Hace poco menos de 100 años, las competencias de galdos no distaba mucho de sus antecesoras.Foto de archivo.
Por:

Muchos las observan, las vitorean y las disfrutan, pero son pocos los que conocen la historia y el génesis de las carreras de galgos. Creadas como una variante de las de caballos, las carreras de galgos tuvieron su auge en el Jardín Colonial de la Colonia El Valle, en México.

Hace poco menos de 100 años, estas competencias entre perros no distaba mucho de sus antecesoras. Según una investigación de El Universal, el galgódromo y sus competiciones estaban en ese entonces bajo la tutela de la Compañía Mexicana de Carreras, y ahí se enfrentaban 250 de los “más finos y veloces ejemplares”.

Según el extinto diario El Nacional, el Jardín Colonial pertenecía al señor José Rodríguez. Aunque se desconoce la fecha de la construcción, para el 19 de abril de 1929, la prensa informaba que al día siguiente empezaba una nueva temporada de galgos. El evento inaugural ofrecía a la gente la posibilidad de apostarle a uno de los ocho galgos en siete carreras, una modalidad que se mantendría -e intensificaría- con el correr de los años.

¿Cómo apostar en carreras de galgos?

En la actualidad, las carreras de galgos no solo están reguladas para garantizar la salud de los animales, sino que también volvieron a recuperar una de las principales características que las distinguían hace décadas: la capacidad de imprimir pasión en sus seguidores y fanáticos.

Por su puesto, de la mano de esta recuperación también volvieron las apuestas en las carreras de galgos. Disponibles en sitios de apuestas, los sitios más seguros y completos de apuestas deportivas online, se puede apostar en estas competiciones de manera simple y rápida.

Además, con el Código Bonus México se pueden disfrutar grandes beneficios económicos para poder realizar mejores apuestas y tener la chance de ganar mucho más dinero mientras se disfruta de un deporte que, al igual que en otras épocas en el Jardín Colonial, conquista a todos.

Competencias de perros galgo.Foto de archivo.

Características de los galgos

Sin embargo hay un error respecto a los canes que suele ser común. No todos los perros de carreras son galgos. En el antiguo Egipto, conocido comúnmente como el perro real de Egipto, la raza galgo era venerada en los palacios imperiales y a su muerte eran momificados.

Y el jefe de Servicios Veterinarios de la Federación Canófila Mexicana, Andrés Villalobos, explica que estrictamente el término “galgo” se usa para la raza Galgo Español, pero con el tiempo a cualquier perro con capacidad para alcanzar grandes velocidades, se le ha conocido así.

Aunque el nombre correcto tendría que ser “lebreles” de la cual hay razas como el greyhound.

Estos perros, agrega el médico veterinario zootecnista, alcanzan una velocidad de entre 50 y 70 kilómetros por hora por su anatomía: cabezas largas y estrechas, fuerte musculatura, un pecho profundo para mayor capacidad pulmonar y piernas largas, entre otras cosas.

A pesar de estas características que los suelen ubicar en las carreras de velocidad, Villalobos le explicó a El Universal que los galgos son animales perfectamente capacitados para adaptarse a una vida hogareña ya que son perros “nobles, elegantes, gentiles y afectuosos”, aunque esto no exime al dueño de ejercitarlos entre 30 y 50 minutos diarios ya que como cualquier otra mascota, es una responsabilidad.

El ocaso del galgódromo

Con el correr de los años aquel galgódromo ubicado en el Jardín Colonial dejaría de ser el punto de encuentro de las clases altas dominantes de la región, los diplomáticos y personal del ejército mexicano.

Aquel lugar de ocio, diversión, competencia, apuestas y emociones a flor de piel había sabido acoger a la colonia americana para realizar los festejos del día de la independencia de su nación. Eventos similares se habían celebrado con los franceses como protagonistas.

Competencia de galgos.Foto de archivo.

Sin embargo, su ocaso era una certeza y sus cimientos se verían consumidos no por el olvido, sino por un incendio que lo consumiría tan solo dos años después de aquel auge que había sabido ostentar. El entonces conocido Hipódromo del Valle había sido reducido a cenizas por las llamas.

Y mientras en los negocios inmobiliarios los terrenos de aquel galgódromo eran la vedette más codiciada, para los años 50 se inauguró el Galgódromo de la Ciudad de México, ubicado en avenida Ejército Nacional.

ntb