Martes 24.11.2020 - 09:14

Modifican amenidades

Vivienda en renta muestra resiliencia ante la crisis de Covid-19 

La industria de la vivienda en renta ha enfrentado la pandemia de forma positiva, pues la ocupación disminuyó sólo 10 por ciento durante el confinamiento

house-1407562_1920
Para algunas plataformas, el Covid-19 evidenció quienes dejaban de pagar su rentaFoto: Especial
Por:

La emergencia sanitaria y financiera que provocó la pandemia de Covid-19 en el país incrementó la cancelación de contratos de arrendamiento de hogares de forma anticipada, señaló Francisco Andragnes, CEO de Homie Mx, app para rentar una vivienda.

“Lo que más se dio durante el confinamiento fue que la gente pidió terminar anticipadamente su contrato. Como propietario es mejor que si alguien ya no puede pagar, que libere el departamento y rentarlo a otra persona, a mantener a alguien que no paga”, indicó durante el webinar “Impacto del Covid en el mercado y desarrollo de la vivienda en renta”, organizado por la Asociación de Vivienda en Renta (AVER).

Sin embargo, Pablo Fonseca, director de operaciones de la plataforma inmobiliaria Nomad Living, afirmó que el mercado de la vivienda en renta ha enfrentado la pandemia de forma positiva, pues previo a la crisis registraban una ocupación de 95 por ciento; mientras que hasta octubre pasado esta cifra era de 85 por ciento, con tendencia al alza. 

Respecto a la morosidad de los inquilinos ante problemas financieros derivados de la crisis, el directivo mencionó que 13 por ciento de los residentes pidieron una prórroga de pago; mientras que el retraso para saldar la deuda correspondiente aumentó a ocho días desde dos que se tenía previo al Covid.

Al respecto, Francisco Andragnes, abundó en que el nivel de incobrabilidad fue de uno por ciento en los peores meses de la pandemia, pero en agosto se ubicó en 0.2 por ciento; mientras que las rentas bajaron “un poco”.

En otro tema, los expertos coincidieron en que las tendencias del arrendamiento se han modificado entre los inquilinos, ya que ahora optan por alejarse de espacios donde puedan originarse aglomeraciones, como gimnasios, y optar por interiores más amplios.

Resaltaron que las modificaciones sanitarias en las viviendas y multifamiliares cuestan 20 mil dólares en promedio por edificio. 

Por último, Pablo Andrade, director de adquisiciones de Gran Ciudad, demandó un incremento en el arrendamiento informal, el cual creció de seis a nueve por ciento en los corredores principales de la Ciudad de México en los últimos cuatro años.