• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Cuarto trimestre negativo pone al país a un paso de la recesión, prevén expertos
El Producto Interno Bruto (PIB) apenas avanzó 0.01 por ciento en el tercer trimestre. Foto: Cuartoscuro

Luego de que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) diera a conocer que las exportaciones e importaciones cayeron, así como el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), José Luis de la Cruz, Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, aseguró que en el cuarto trimestre del año y la tasa anual tendrá resultados negativos, por lo que sí se podría hablar de una recesión económica.

En entrevista con La Razón, el analista explicó que se espera una tasa negativa en el PIB del tercer trimestre del año, pues se estaría planteando lo que sucedió en el mes de agosto con el IGAE, cuando reportó una caída del 0.4 por ciento a tasa anual, lo cual se acumula con la caída de exportaciones e importaciones que se registraron en septiembre.

Te puede interesar:

El Inegi dio a conocer que en septiembre pasado el valor de las exportaciones cayó 1.3 por ciento, mientras que las importaciones tuvieron una baja de 1.8 por ciento; lo que dio como resultado que en los primeros nueve meses del año la balanza comercial presentó un superávit de 2 mil 687 millones de dólares.

Tras el anuncio, Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México (Banxico), advirtió que existe una alta probabilidad de que la economía se contraiga en el tercer trimestre del año. A través de su cuenta de Twitter, aseveró que las cifras de comercio exterior adelantan la posibilidad de que la actividad económica de septiembre tenga una tasa negativa respecto al mes anterior, por lo que existe una elevada probabilidad de que el PIB del tercer trimestre termine en terreno negativo.

En este sentido, José Luis de la Cruz previó que dicha cifra podría oscilar en una caída de 0.2 y 0.4 por ciento a tasa anual, e incluso, previó que en los últimos tres meses del año se espera que la economía se estanque o que no crezca, al ubicarse en 0 por ciento.

“Para todo 2019 estamos observando un PIB de entre -0.3 por ciento y cuando mucho -0.2 por ciento. Si el dato del tercer trimestre sale negativo, me parece que existe la posibilidad que se confirme una recesión, sobre todo si observamos que el crecimiento económico entre marzo y agosto es de -0.2 por ciento, y en donde cuatro de esos seis meses son tasas negativas”, dijo el experto.

Por un lado, el valor de las exportaciones de mercancías en el noveno mes de este año fue de 37 mil 222 millones de dólares, de los cuales, 35 mil 265 millones de dólares fueron no petroleras y 1,957 millones de dólares de petroleras.

Respecto a las importaciones, valor alcanzó 37 mil 338 millones de dólares, monto que implicó una baja anual de 1.8 por ciento. Dicha cifra fue resultado neto de una variación a la baja de 17.8 por ciento en las importaciones petroleras, así como de un incremento de 0.3 por ciento en las no petroleras.

Por su parte, un análisis hecho por Banorte indicó que el en la comparación anual, el sector petrolero continuó a la baja, profundizando la contracción tanto en las exportaciones como en las importaciones y con un déficit de 1,558.3 millones de dólares, mejorando en el margen.

“Consideramos que la desaceleración en las exportaciones manufactureras (aumentando sólo 0.8% anual en el periodo) se extenderá al menos a octubre, principalmente por el sector automotriz, por el efecto temporal de la huelga de General Motors, mientras que siguen preocupados por el dinamismo de las importaciones de bienes de capital, ya que sugieren una debilidad adicional en la inversión”.

  • El Dato: Los ataques a la infraestructura energética de Arabia Saudita impactaron en la balanza comercial petrolera, que en septiembre afectó los precios del crudo a nivel mundial.

Así, el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico pronostico que para el siguiente año se espere un crecimiento de entre de 0.2 por ciento y cuanto mucho 1.2 por ciento, aunque “con estas cifras se sigue previendo una baja inversión, que seguirá teniendo debilidad, pues hasta el Gobierno espera una baja inversión física y eso es un elemento que juega en contra de la economía”.

Por último, dijo que con la balanza comercial y el IGAE se confirma que lo que se había previsto al principio del año, que la economía mexicana no iba alcanzar las previsiones, que pasaron de 2.0 por ciento a 0.6 por ciento del PIB, por lo que recomendó revisar la expectativa del próximo año, porque la herencia que va a dejar este 2019 es de un crecimiento nulo.

Compartir