Se requieren tasa de interés más alta para afrontarla, opina

Advierte Carstens sobre una nueva era inflacionaria global

Las fuerzas detrás de los altos precios podrían persistir durante algún tiempo, anticipa el gerente general del BIS; en la OCDE trepó a 7.7% anual en febrero, su mayor nivel desde diciembre de 1990

Agustín Carstens, gerente general del Banco de Pagos Internacionales.
Agustín Carstens, gerente general del Banco de Pagos Internacionales.Foto: Cuartoscuro
Por:
  • Ivonne Martínez

El gerente general del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), Agustín Carstens, advirtió que el mundo puede estar “en la cúspide de una nueva era inflacionaria” y para controlarla se requieren tasas de interés más altas, mientras los precios en los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) escalaron a 7.7 por ciento anual en febrero pasado, su mayor nivel desde 1990.

En una conferencia en el Centro Internacional de Estudios Bancarios y Monetarios en Ginebra, afirmó que las fuerzas detrás de la alta inflación podrían persistir durante algún tiempo.

Refirió que la inflación se ha disparado sorprendentemente en el último año y casi 60 por ciento de las economías avanzadas actualmente tiene tasas superiores a 5.0 por ciento; es decir, 3.0 puntos porcentuales por encima de los objetivos típicos, y en su mayor nivel desde finales de la década de 1980.

Mencionó que están surgiendo nuevas presiones, sobre todo de los mercados laborales, ya que los trabajadores buscan compensar las reducciones en el ingreso real inducidas por la inflación.

Además, los factores estructurales que han mantenido baja la inflación en las últimas décadas pueden desvanecerse a medida que retrocede la globalización.

“Si mi tesis es correcta, los bancos centrales deberán ajustarse, como ya lo están haciendo algunos”, añadió el exgobernador del Banco de México y ahora titular del llamado banco de bancos centrales.

“Lo más probable es que esto requiera que las tasas de interés reales suban por encima de los niveles neutrales durante un tiempo para moderar la demanda”, dijo Carstens, reconociendo que esta medida podría hacerlos impopulares.

El gerente general del BIS, llamado también el banco de bancos centrales señaló que desde hace muchos años, después de haber conquistado la inflación, los bancos centrales han tenido un margen de maniobra sin precedentes para centrarse en el crecimiento y el empleo.

Un mensaje clave es que podemos estar en la cúspide de una nueva era inflacionaria. Las fuerzas detrás de la alta inflación podrían persistir durante algún tiempo

Agustín Carstens, Gerente general del BIS

De hecho, dijo, con la inflación obstinadamente por debajo del objetivo, estimular la actividad golpeó dos pájaros de un tiro, “pero esto ya no es posible, ya que la inflación baja y estable debe seguir siendo la prioridad”

Apuntó que si las circunstancias han cambiado fundamentalmente, puede ser necesario un cambio de paradigma, el cual requiere un reconocimiento más amplio en la formulación de políticas de que impulsar un crecimiento resistente a largo plazo no puede depender de un estímulo macroeconómico repetido, ya sea monetario o fiscal.

Sólo puede lograrse a través de políticas estructurales que fortalezcan la capacidad productiva de la economía, subrayó el mexicano Agustín Carstens.

Gráfico
Gráfico

SE DISPARA EN LA OCDE

 La inflación anual en la OCDE trepó hasta el 7.7 por ciento en febrero del 2022, en comparación con el 7.2 por ciento de enero y sólo el 1.7 por ciento en febrero de 2021, alcanzando su tasa más alta desde diciembre de 1990.

El organismo señaló que si bien la energía siguió impulsando la inflación en la mayoría de los países de la OCDE, la inflación de los precios de los alimentos también mostró un aumento notable.

Refirió que la inflación de la energía subió de 26.2 por ciento en enero a 26.6 por ciento en febrero, mientras que la de los alimentos pasó de 7.5 a 8.6 por ciento en el mismo periodo.

Los países con más inflación anual en febrero de este año son Turquía 54.4 por ciento, Lituania 14.2 por ciento, Estonia 12.0 por ciento, República Checa 11.1 por ciento y República Eslovaca 9.0 por ciento.

En contraste, las economías con menor inflación en el segundo mes del año son Japón 0.9 por ciento, Suiza 2.2 por ciento, Australia e Israel 3.5 por ciento, cada una, Francia 3.6 por ciento y Corea y Noruega 3.7 por ciento, en cada caso.

En el caso de México, su inflación estuvo por debajo del promedio de la OCDE, al ubicarse en 7.3 por ciento en febrero de 2022, desde 7.1 por ciento en enero, resultado del aumento de 12.6 por ciento en el precio de los alimentos y de 5.1 por ciento en los de la energía.

RFH