De seguir desabasto de gasolina, prevén daño a tipo de cambio

De seguir desabasto de gasolina, prevén daño a tipo de cambio
Por:

Después de casi una semana de escasez de combustible en partes importantes del país, el costo interno es cada vez mayor; sin embargo, comenzará a afectar a otras variables como el tipo de cambio, la inflación, y, por ende, una desaceleración en las entidades con más desabasto.

Aun cuando el Banco de México (Banxico) había afirmado en su última reunión de política monetaria del 20 de diciembre que no se alcanzaría la meta de inflación para 2019 de 3.0 por ciento +/-, si la escasez continúa podría exacerbar las presiones inflacionarias.

En cuanto al tipo de cambio, si bien no se prevé un efecto inmediato, la prolongación del problema de abasto podría ir presionando poco a poco a los inversionistas, lo cual generaría incertidumbre y a su vez una depreciación importante.

En este sentido, Banco Base refirió que el tipo de cambio cotizó el viernes en 19.14 pesos por dólar en operaciones interbancarias a la venta, lo que significó que tuvo una apreciación de 0.46 por ciento, mientras que el dólar en ventanilla cerró en 19.45 pesos.

Con ello, el peso seguiría apreciándose con amplias posibilidades de tocar el precio de soporte de 19 pesos por billete verde, a partir de una alta expectativa de que la Reserva Federal frene temporalmente el ritmo de alzas de su tasa, a la par de una política monetaria más restrictiva por parte de su homólogo mexicano.

Sin embargo, Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de la institución financiera, advirtió que la perspectiva de una corrección al alza y el desabasto de combustibles, podrían llevar a una depreciación importante.

El dato: Analistas ven daño a la economía mexicana, si sigue desabasto, a partir del 15 de enero.

En entrevista con La Razón, José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic) mencionó que lo anterior dependerá de la velocidad con la que solucionen el problema; no obstante, mencionó que también se tendrá que valorar la lectura que hagan los mercados financieros nacionales e internacionales sobre la estrategia que está llevando a cabo el Ejecutivo.

“El efecto se verá reflejado en el tipo de cambio, me parece que esto va a depender que tan rápido se den las soluciones y que percepción genere en los grupos financieros y en los inversionistas, de momento me parece que se solucionará el lunes, martes de la siguiente semana. Este efecto podría ser mínimo, pero si se prolonga más y esto se empieza a ir al exterior y genera presiones sociales, entonces sí podría reflejarse en el tipo de cambio”, dijo.

Añadió que todo dependerá del tiempo, y es que explicó que si se logra que el problema sólo sean transitorio, la administración del Presidente Andrés Manuel López Obrador podrá sortear que se dé una depreciación en el peso mexicano, una inflación más alta y, por ende, un nuevo incremento en la tasa de interés.

De la Cruz añadió que otro factor que preocupa de esta administración, es la reciente visita de los funcionarios de Petróleos Mexicanos (Pemex) a Estados Unidos, el pasado.

“Yo creo que la reciente visita de los funcionarios de Pemex a EU, es lo que ha empezado a generar incertidumbre, de duda a los grupos financieros que.han visitado, No hubo ciertos aspectos que a mi parecer no quedaron tan claros, y yo creo que eso es el otro aspecto que podría generar  esta incertidumbre. Lo del aeropuerto parece que se está resolviendo correctamente”, especificó.

Barclays pronostica inflación de 3.8%

Barclays estimó que la inflación en México se ubicará este año en 3.8 por ciento, nivel inferior respecto al 4.8 por ciento en el que cerró 2018, ante menores presiones de los precios de la energía, en particular de las gasolinas, y para 2020 podría ubicarse en cuatro por ciento.

La institución financiera de origen inglés consideró que el Banco de México (Banxico) podría encontrar espacio para mantener sin cambio la tasa de referencia, la cual se encuentra en la actualidad en 8.25 por ciento, tras las alzas realizadas en 2018.

Esto, debido a que el presupuesto fiscal aprobado para 2019 muestra pocos cambios, a un discurso más moderado de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos y menores riesgos de guerra comercial mundial, lo cual es apoyado por el rendimiento positivo de la moneda mexicana.

No obstante, precisó, el actual balance de riesgos al alza de la inflación requerirá altas tasas de interés por más tiempo y la voluntad de actuar por parte del Banco de México (Banxico) si se materializan más riesgos. En particular, en torno a nuevos riesgos de políticas o cambios negativos en el crecimiento potencial que podrían afectar las tasas neutrales, añadió.