Deja 61 millones de pobres sexenio de Felipe Calderón

  • Tamaño de fuente: A  A  A  A  

Uno de cada cuatro mexicanos engrosó la lista de la pobreza por ingresos durante la administración del ex presidente Felipe Calderón porque los empleos fueron insuficientes y los salarios cada vez más precarios, indicó José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey.

Al presentar el Informe de Perspectivas Económicas 2013 “La Cruzada Nacional contra el Hambre: ¿Reformar o reemplazar el modelo económico?”, el especialista detalló que el número de pobres por ingreso, es decir, que su salario apenas les alcanza para subsistir, pasó de 45 millones en 2006 a 61 millones en 2012.

Esta situación fue consecuencia de un débil crecimiento económico, de hecho el segundo más bajo en 70 años, combinado con una inflación en alimentos de 46 por ciento.

Lo anterior no pudo ser compensado por el incremento en el salario de 28 por ciento registrado en ese periodo y tampoco funcionó que el presupuesto de desarrollo social aumentara de 27 mil millones de pesos a más de 82 mil millones.

“Tenemos una realidad de pobreza en el país y un problema social que el gobierno no pudo resolver”, destacó el catedrático del Tecnológico.

Ante este escenario, De la Cruz consideró que la Cruzada Nacional contra el Hambre es una política positiva del gobierno de Enrique Peña, sin embargo advirtió que tendrá un efecto muy limitado.

Esto porque sólo beneficia a 7.4 millones de personas cuando el número de pobreza alimentaria llega a los 28 millones, a lo que se añade que la elección de los municipios donde se aplicara no fue la correcta y se hizo con base en programas que ya han demostrado no acabar con el problema de fondo, es decir, la necesidad de generar más empleo.

La Cruzada se basa en otorgar transferencias monetarias para ayudar a las personas a salir de la pobreza, por lo que si dicho programa fuese retirado, éstas volverían a caer en esa situación.

Poco prudente generalizar el IVA

El gobierno sería poco prudente si decide generalizar la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en alimentos y medicinas porque afectará de manera importante a la población de menores ingresos, aseguró José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey.

Al presentar el Informe de Perspectivas Económicas 2013, el especialista indicó que gravar dichos productos con una tasa de 16 por ciento significaría un impacto en la inflación de entre 4.5 y 5 por ciento adicional al nivel actual.

Lo anterior sí afectaría a la población de menores ingresos porque destinan 50 por ciento de su gasto a alimentos y medicinas, a lo que se añade el incrementar la brecha que existe entre los más pobres y los más ricos.

Compartir