El déficit, al nivel de hace 20 años

Fallece famosa modelo de Playboy
Por:
  • larazon

Por Aura Hernández

Si bien el déficit público del año pasado fue congruente con lo aprobado por el Congreso de la Unión para ese ejercicio fiscal, lo cierto es que aumentó a niveles que no se habían visto desde hace casi 20 años.

De acuerdo al “Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública al cuarto trimestre de 2009”, al cierre de dicho año se registró un déficit público por 274 mil 511 millones de pesos, lo que equivale a 2.3% del Producto Interno Bruto (PIB), cifra que no se veía desde 1990 cuando el déficit fue de 2.41% del PIB. Y es que en los últimos años, el gobierno había registrado superávits, como en el 2006 y 2007, y los déficits que se habían visto no superaban el 1.3% del PIB.

Además, dicho déficit superó en 47 mil 14 millones de pesos lo aprobado en el presupuesto debido, principalmente, a que la depreciación del tipo de cambio aumentó el monto de la inversión física de Petróleos Mexicanos, informó la Secretaría de Hacienda.

En años previos, el gobierno federal había adoptado una política de equilibrio presupuestario con lo que se disminuyó el déficit, sin embargo, esto no fue posible en 2009 debido a que la recesión que impactó al país, a lo que se suma la decadencia de la producción petrolera, provocó un desastre en la recaudación.

Los ingresos presupuestarios del sector público fueron 6.5% menores a los obtenidos en 2008 pues los recursos provenientes de la actividad petrolera y de la recaudación tributaria no petrolera se contrajeron 21.4% y 11.5%, respectivamente. Fue sólo gracias al remanente de operación del Banco de México, las coberturas del precio del petróleo en 70 dólares el barril y los fondos de estabilización que el gobierno federal pudo compensar parcialmente dicha caída.

De acuerdo a las cifras registradas por la dependencia, en lo que respecta a lo recaudado por gravámenes, el IVA fue el más afectado por la situación económica del país, ya que los ingresos por este concepto se redujeron 15.3% con respecto a lo recaudado en 2008.

 El incremento en el número de desempleados, así como los efectos de las medidas sanitarias para controlar la epidemia de influenza A H1N1, provocaron una reducción en el consumo de los mexicanos.