Empenan para pagar tarjetazos

Autoridades desarrollan 17 nuevas rutas aéreas
Por:

Notimex

Los préstamos prendarios reportan un crecimiento derivado de la crisis y un mayor desempleo, observando incluso una migración de personas que tienen tarjeta de crédito a las casas de empeño para poder enfrentar sus obligaciones de pago.

El director general de Prendamex, Roberto Alor, comentó que esta casa de empeño, sus franquicias y sucursales propias reportan un “22% de crecimiento en este año y por lo menos la mitad se debe a una demanda extraordinaria derivado de la crisis financiera”, lo cual no es privativo de esta institución, sino de todo el sector.

Al cierre de julio, Prendamex registra una colocación acumulada de cinco mil 709 millones de pesos, con una derrama de préstamo mensual en promedio de 890 millones de pesos.

En conferencia de prensa, abundó que derivado del complicado entorno económico, “hay personas que han tenido dificultades para pagar su tarjeta de crédito y se están convirtiendo en clientes de las casas de empeño”.

No obstante, detalló que dentro de la clientela de las casas de empleo hay un porcentaje pequeño de personas que tienen tarjeta de crédito, alrededor del 10%, mientras que el resto no tienen acceso a ninguna fuente financiera.

El mercado del empeño que asciende alrededor de 15 mil millones de pesos, es una pequeña proporción respecto al mercado de crédito al consumo que supera los 200 mil millones de pesos, por lo que es un verdadero nicho de oportunidad.

A pesar de este entorno económico, dijo que cerca de 90% de los clientes de Prendamex regresan por sus prendas, aunque esta cifra es ligeramente menor al 95% que se reportó hace unos meses.

Dan facilidades. Explicó que la caída en la cartera vencida no es tan drástica debido a se ofrecen facilidades a los clientes para recuperar su prenda, incluso dándoles un periodo de gracia para que regresen por sus artículos.

Las personas que tienen un periodo de una semana para recuperar su prenda se les dan hasta 15 días más para pagar; en los plazos de un mes y dos meses, se les da una prórroga de 30 días, y si no se liquida la deuda, hay un periodo de venta de la prenda en la misma sucursal, donde pueden rescatarla.

fdm