En riesgo, reputación de México como proveedor confiable automotriz

Regla de origen amenaza sector automotriz, alertan
Por:
  • larazon

Miembros de la industria automotriz de Estados Unidos están frustrados y nerviosos por el aplazamiento al 1 de junio para que las armadoras puedan reabrir en México, por lo que se corre el riesgo de que se le retire la confianza al país como proveedor confiable de suministros automotrices, alertó Eduardo Solís, expresidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA).

Contenido relacionado: Hasta el 1 de junio, reactivación de minería, automotriz y construcción: DOF

En videconferencia de prensa, el también consultor internacional en comercio exterior, inversión y manufactura, precisó que fue una muy mala señal el cambio, de un día para otro, de la fecha en que podría reabrir la industria automotriz tras permanecer cerrada para evitar el contagio de trabajadores de coronavirus.

Ayer se consideraba iniciar el 18 de mayo la reapertura de esta industria, pero en el Diario Oficial de la Federación (DOF) de esta mañana se decretó que sería hasta el 1 de junio próximo cuando podría reanudar operaciones, junto con la construcción y la minería.

“Lo más grave es que en Estados Unidos no pueden abrir si México no abre. Nosotros somos parte de una cadena global de suministro muy importante y con cadenas rotas esta industria no puede abrir, porque, en promedio, 40 por ciento de un auto que se fabrica en Estados Unidos es de partes y componentes de México”, aseguró el expresidente de la AMIA.

Sostuvo que es importante dar la señal, tanto en México como con los socios comerciales, de que la industria es confiable y que se está trabajando de forma coordinada. Recordó que el país es el principal proveedor de autopartes en Estados Unidos, pues el año pasado la exportación de estos insumos alcanzó los 70 mil millones de pesos.

“Hay un escenario sombrío y preocupante si no abren, porque ya habían señalado las armadoras de Estados Unidos su intención de abrir el próximo lunes. Me parece que apoya (el decreto del DOF) la teoría de Robert Lighthizer (representante comercial de la Casa Blanca) de que para ellos se acabó sacar las cadenas de suministro y regresarlas a su país, Es un riesgo muy grande, porque son años que nos han costado tener cadenas de suministro globales en nuestro país”.

Ante esta situación, Eduardo Solís, quien también es miembro del Consejo Directivo de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), recomendó que el Gobierno federal emita una nota aclaratoria a través del DOF en la que se permita a la industria automotriz iniciar operaciones gradualmente, como se planea en Estados Unidos.

Recalcó que es necesario que sea a través de este documento federal, pues con el publicado esta mañana ninguna planta en ningún estado de la República podrá operar hasta el 1 de junio.

“No es que no nos importe la salud, al contrario, en el tema de seguir protocolos la industria ha sido muy responsable y sabemos que la salud de los empleados es muy importante. La autoridad da del 18 al 31 de mayo para aplicar los protocolos de salud, pero las armadoras ya venían trabajando en ese tema desde semanas antes. Estamos listas para abrir”, dijo.

Finalmente, subrayó que para las armadoras que certifiquen sus operaciones apegadas a la seguridad sanitaria desde el primer día será injusto tener que esperar hasta el siguiente mes para abrir, por lo que lo ideal sería que la Secretaría de Salud las aprobara y pudieran comenzar a operar ese mismo día. “Ojalá rectifiquen”, precisó.

“Si escuchamos lo que dijo el Presidente en la mañanera de ayer, el DOF aplica lo contrario. Hay un oído del Presidente que prioriza la seguridad sanitaria y otro la economía. En este jaloneo hay una falsa dicotomía, porque los vasos comunicantes son los protocolos sanitarios estrictos y fuertes”, concluyó.

KA