• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
fmi-baja-expectativa-de-crecimiento-a-2-3
El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que la próxima Administración Federal heredará una economía estable y resiliente. Foto: Especial

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló que la próxima Administración Federal heredará una economía estable y resiliente, con finanzas públicas sanas, gracias al proceso de consolidación fiscal de los últimos dos años; no obstante, redujo su expectativa de crecimiento para nuestro país, de 2.5 a 2.3 por ciento en 2019.

Además, destacó que el próximo gobierno coincide en que unas finanzas públicas sólidas, estabilidad macroeconómica y una política monetaria independiente, son pilares para una economía resiliente frente a choques del exterior, así como un ingrediente clave para un crecimiento económico sostenible. En información que difunde la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y el Banco de México (Banxico), el Fondo Monetario Internacional añadió que la economía está respaldada por políticas y un marco macroeconómico sólido.

El FMI señaló que México enfrenta desafíos importantes, como fortalecer el crecimiento y reducir la pobreza y la desigualdad, y aún tiene que ganar la lucha contra la corrupción y el crimen. Aseguró que las perspectivas dependerán de la implementación de las reformas impulsadas en la administración anterior.

Gráfico: La Razón de México

No obstante, especificó que con la implementación de las reformas estructurales de 2014, han ayudado a México a navegar en un entorno externo complejo, por lo que la posición externa de México se mantiene fuerte.

Mientras que en materia de política monetaria, dijo que la tasa de referencia podría reducirse gradualmente, una vez que la inflación se encuentre firmemente en una trayectoria descendente, las expectativas de inflación permanezcan bien ancladas y la incertidumbre disminuya.

Así, destacó la necesidad de revigorizar la agenda de reformas estructurales para impulsar el crecimiento y reducir la pobreza y la desigualdad, e instó a las autoridades a instrumentar plenamente el Sistema Nacional Anticorrupción.

Recomendó además continuar con la Reforma Energética y la participación privada en los sectores de petróleo y gas para atraer las inversiones necesarias e impulsar la producción y el crecimiento económico en México.

Mientras que una mejor aplicación de las regulaciones del mercado laboral, la introducción de un seguro de desempleo, mejoras en el Sistema de Pensiones de contribución definida y el fortalecimiento de la red de seguridad social, podrían fomentar el empleo formal y ayudar a reducir los niveles de pobreza y desigualdad.

Aunque el FMI felicitó al gobierno mexicano por apegarse a su objetivo de consolidación fiscal, realizó varias recomendaciones en temas de finanzas públicas, entre ellas, moderar el gasto.

Concretamente, los directores del Fondo Monetario Internacional recomendaron moderación en el gasto actual y mejoras en la eficiencia del gasto para crear espacio para inversiones de infraestructura muy necesarias y otras prioridades.

Asimismo, en el documento, el FMI subraya de nuevo que “contemplando que se mantenga el curso de ejecución de la Reforma Energética, el ingreso generado por la venta de petróleo continuará cayendo y se estabilizará hasta el año 2020”.

Anticipan que en 2018, el ingreso por petróleo será equivalente a 4.3 puntos del PIB; estiman que el año entrante, el primero de AMLO como Presidente, esta entrada se reducirá en cinco décimas de punto, hasta 3.8 por ciento del Producto Interno Bruto y que a partir de 2020, “bajo el supuesto de reformas en marcha”, se estabilizará en 3.7 por ciento del PIB; tasa que se mantendrá en ese nivel desde ese año y hasta 2023.

De acertar con el pronóstico y bajo el supuesto de la Reforma Energética operando, México tendrá ingresos petroleros que significarán poco más de la mitad de los que lograba captar todavía en 2014, que eran de siete por ciento del PIB.

Compartir