Señala tras revisión de contratos

Descarta Baker conflicto de interés en “casa gris”

Baker Hughes descartó este lunes que exista conflicto de interés en el tema de la “casa gris”; contratan a McConnell Group para revisar contratos de la compañía con el Gobierno mexicano

Bob Pérez, vicepresidente para México y Latinoamérica de Baker Hughes
Bob Pérez, vicepresidente para México y Latinoamérica de Baker HughesFoto: Especial
Por:
  • Berenice Luna

La empresa energética Baker Hughes descartó que exista un conflicto de interés en el tema de la renta de una casa en Houston, Texas, por parte del hijo del Presidente Andrés Manuel López Obrador a un exdirectivo de la firma, luego de solicitar por su cuenta una auditoria con la firma Grupo R. McConnell.

En una conferencia de último momento, Bob Pérez, vicepresidente para México y Latinoamérica de Baker Hughes señaló que la empresa contrató a Grupo R. McConnell para realizar una revisión de los contratos de la compañía con el Gobierno mexicano y así determinar y de ser el caso descartar cualquier posible conflicto de intereses.

“Los abogados concluyeron ayer la investigación sobre Pemex y Baker Hughes… y se concluyó que no hay conflicto de interés y nada irregular con las leyes mexicanas y las prácticas de Pemex”.

De acuerdo con Pérez, Schilling nunca trabajó en ninguna área relacionada con México o para clientes mexicanos. Asimismo, aseguró que el exdirectivo se incorporó a esa empresa en 2016 y dejó la compañía el 31 de diciembre del 2019.

"La revisión del Grupo R. McConnell concluye que la transacción de arrendamiento entre Keith Schilling y un tercero se considera una transacción de curso ordinario en condiciones de igualdad entre esas partes. No tiene ninguna relación con ningún negocio de Baker Hughes en México o de otro tipo. Baker Hughes no tenía conocimiento del acuerdo de alquiler ni recibió ningún beneficio de él", destacó.

Ahondó en que Keith Schilling fue el líder de Baker Hughes en Canadá en el año 2019. Anteriormente, fue director comercial y de ventas en la empresa para la región de Norteamérica, la cual, de manera interna, atiende exclusivamente a Estados Unidos y Canadá.

“Baker Hughes no tuvo ninguna participación en la transacción de arrendamiento mencionado. La residencia en cuestión nunca ha sido propiedad, ni ha sido gestionada directa o indirectamente por la empresa”, señaló en conferencia en la Torre de Pemex.

Baker Hughes nunca fue consultada ni tuvo conocimiento de la Transacción de Arrendamiento. La empresa tuvo conocimiento de dicha transacción cuando ésta apareció en los medios de comunicación al ser una operación entre privados, insistió el directivo.

Respecto a ello, en un breve comentario Octavio Romero Oropeza, director de Pemex señaló que concluida la auditoría del particular, enviará a la Fiscalía General de la República (FGR) el expediente para los efectos legales correspondientes.

“El informe de Baker Hughes y por instrucciones del Presidente de la República, voy a ponerlo de inmediato a disposición de la Fiscalía General de la República para los efectos legales correspondientes”, comentó.

LRL