Industria en EU y panorama global impactan en PIB nacional

Industria en EU y panorama global impactan en PIB nacional
Por:

En la primera mitad del año, la desaceleración de la industria manufacturera en Estados Unidos y el bajo crecimiento mundial, impactaron negativamente al Producto Interno Bruto (PIB) de México; para el resto del año un incremento en la inflación y el ajuste al gasto público, serán los factores que mermen más el crecimiento nacional, estimaron analistas económicos.

Según el estimado del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el PIB se contrajo 0.3 por ciento en el trimestre, con datos negativos para las actividades agropecuarias, de -0.1 por ciento; en el sector industrial de -1.7 por ciento, y en comercio y servicios 0 por ciento.

La economía de México tropezó en el segundo trimestre  del año, por primera ocasión después de 11 alzas consecutivas, por la debilidad de la industria y la minería, pero sobre todo como resultado de una baja demanda de Estados Unidos, el principal socio comercial del país.

La mayor contracción se observó en las industrias, principalmente por la manufactura, que está ligada al desempeño de las exportaciones en Estados Unidos.

El director de Estrategias de Mercado de Finamex Casa de Bolsa, Guillermo Aboumrad, explicó a La Razón que “el 80 por ciento de las exportaciones de México va a Estados Unidos, como insumos o bienes intermedios que el país vecino usa después para exportar. Sin embargo, a las ventas externas de la unión americana no le ha ido bien por dos razones, uno por la fortaleza del dólar americano, lo que hace más caras sus exportaciones y por la desaceleración de la economía mundial”.

Con respecto al mal desempeño del sector comercio y servicios, dijo que si bien se colocó como el de mayor impulso en la economía a inicios de año, perderá dinamismo para el resto de 2016 porque se espera una mayor inflación, mayores tasas de interés y recortes al gasto público.

“Existe un claro deterioro en las condiciones de crecimiento interno de México durante la primera mitad del año. La inversión fija bruta, las exportaciones y la actividad industrial mostraron una desaceleración, mientras que las expectativas de los consumidores y productores también se han vuelto más pesimistas”, comentó la directora de análisis económico de Banco Base, Gabriella Siller.

Si bien, algunos economistas se han pronunciado porque es el momento de que los mercados emergentes, como México aprovechen las condiciones de debilidad mundial, para Aboumrad es una posición compleja, pues la mayoría son altamente dependientes de países industrializados, pues les venden materias primas, bienes o insumos que necesitan.

Aunque se ha recomendado a México buscar políticas expansionistas, en el futuro acarrea problemas, por eso se ha optado por preservar la estabilidad financiera antes que el marco macroeconómco.

“En lo que va del sexenio la economía ha crecido en promedio 2.5 por ciento; si bien el contexto internacional ha sido difícil, consideramos que hacerle frente con política fiscal y monetaria da mejores resultados hacia adelante.

Aunque el crecimiento ha sido bajo, se debe entender que son años de consolidación donde se están creando las bases para una economía más estable y mayor planeación de largo plazo”, expresó.