Inquieta a Banxico presión en precios

CDMX busca peleas de Márquez y Canelo
Por:
  • larazon

Por Aura Hernández

El aumento más allá de lo esperado en el precio de productos como el transporte urbano comienza a ser un signo de preocupación para el Banco de México, por lo que su balanza de riesgos empieza a inclinarse más hacia la inflación que al panorama económico.

“Hasta el momento, la inflación observada no parece mostrar efectos de segundo orden derivados de las modificaciones tributarias o de las correcciones a los precios y tarifas públicos. Sin embargo, ha sido notorio que en ciertos bienes genéricos con alta incidencia en el Índice Nacional de Precios al Consumidor el aumento en precios ha sido superior al que se justificaría por las medidas de índole fiscal que se han comentado”, afirmó el banco central en su comunicado de política monetaria.

Mientras que en el caso de la economía nacional se registra una tendencia positiva, ya que la mayoría de los sectores productivos y el empleo han mostrado una recuperación en línea con el desempeño industrial de Estados Unidos, lo que ha incrementado las exportaciones.

Bajo estas circunstancias, el analista de BBVA Bancomer, Ociel Hernández, consideró que la valoración sobre las perspectivas de inflación sigue siendo favorable, aunque “los riesgos están latentes”.

Esto, porque si bien en el corto plazo se espera un incremento en la inflación, el banco central aseguró que las expectativas del mediano y largo plazo permanecen ancladas ligeramente por arriba de la meta de 3 por ciento.

A esto se suma, que las condiciones de “holgura” en la economía contribuyan a atenuar el traslado de precios al consumidor de la presiones inflacionarias que surjan. Por ejemplo, en el caso de las frutas y verduras su precio aumentó como consecuencia de los fenómenos climáticos de las últimas semanas.

Debido al escenario anterior, el Banco de México decidió mantener en 4.5% su tasa de fondeo interbancaria, la cual permanece en ese nivel desde agosto del año pasado.

En este sentido, Hernández indicó que el entorno justifica una pausa prolongada en la política monetaria, ya que el banco central no tiene “prisa en adelantarse ante presiones”. Sin embargo, en el mediano plazo existen ciertos determinantes económicos que pueden provocar un ajuste en la tasa de fondeo.

Por esto, se mantendrá atento a la evolución de las expectativas de inflación y en particular de algunos precios que en su consideración han aumentado más de lo previsto, añadió el subdirector de análisis de Santander, Rafael Camarena.

agp