Lunes 3.08.2020 - 15:42

IP critica bajo resultado economico de reformas

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fuente OCDE

La cúpula empresarial advirtió que hasta el momento las reformas estructurales no han generado resultados favorables ni en materia de mejores expectativas ni en mayor inversión y crecimiento.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) criticó que el débil comportamiento de la actividad económica, a pesar de que en el primer trimestre mostró un ritmo de avance, no anticipa un repunte importante para los siguientes meses, lo cual se refleja en los bajos niveles de confianza empresarial, que se siguen traduciendo en un constante ajuste a la baja de los pronósticos de crecimiento.

Mientras que la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin) lamentó que el blindaje de la economía mexicana no impedirá la pérdida de dinamismo de las actividades productivas.

En consecuencia, “la desaceleración dominará el comportamiento de la inversión, la producción y el empleo en los meses por venir”, anticipó.

Para ambos sectores empresariales, la baja en los pronósticos de instituciones como el Banco de México y la Secretaría de Hacienda, son un reflejo de la evolución de la economía y los agentes económicos están conscientes del entorno en que se desarrollan.

“Saben que mientras no se perciban resultados claros provenientes de las reformas estructurales que propicien un ambiente que estimule la inversión, la posibilidad de revertir el debilitamiento de la actividad económica será más complicada, propiciando que la confianza siga deprimida y que las expectativas no mejoren, redundando en recortes adicionales de los pronósticos de crecimiento”, opinó el CEESP.

La Concamin recordó que la economía avanzó solo 0.4 por ciento en el primer trimestre de 2015, lo que se traduce en que “a desaceleración vuelve a dominar el escenario económico nacional”.

En ese sentido, lamentó que el resultado es el mismo desde hace varios meses: “hemos perdido dinamismo como resultado de las dificultades que la actividad económica ha enfrentado en el arranque del año”.

Precisó que la industria mexicana, por su parte, ha sido sometida a una intensa presión, pues la demanda interna avanza a un ritmo lento, dificultando la operación de las empresas que dependen del mercado nacional y su principal mercado externo, Estados Unidos, cerró el primer trimestre del año con un crecimiento sorprendentemente bajo, de apenas 0.2 por ciento, que contrasta con los incrementos de 2.2 y 5 por ciento reportados en los dos trimestres previos.

En ese sentido, coincidieron en concentrar los esfuerzos en aquellas labores que permitan fortalecer la operación del motor interno, contrarrestar la precarización de mercado laboral, mediante la creación de empleos con mejores salarios, para lo cual es fundamental la inversión. Asimismo, reiteraron que en tanto no haya avances concretos en cuanto a mejorar el estado de derecho y reducir los niveles de corrupción e impunidad, los flujos de inversión seguirán siendo insuficientes para consolidar un ritmo de crecimiento más elevado.