IP pide a AMLO políticas claras para impulsar el crecimiento

Con perseverancia se logrará la cuarta transformación, afirma López Obrador
Por:

El sector empresarial pide a la nueva administración instrumentar nuevas políticas para fortalecer la estabilidad macroeconómica y sentar las bases para un ritmo de crecimiento elevado y sostenido, el cual es fundamental para estimular todas estas fuentes de recursos. Ése debe ser el principal objetivo de las nuevas autoridades.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp) refiere que la Inversión Extranjera Directa (IED), así como las remesas, despertaron cautela en los inversionistas por la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); ahora las preocupaciones se centran en la expectativa de nuevas políticas a implementarse por el nuevo gobierno; y por ello la IP considera pertinente que AMLO mejore el entorno económico, mediante políticas públicas que impulsen la inversión.

La aclaración del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se da cuando el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, revelara en Tepic que si durante su gobierno hay desequilibrios macroeconómicos o inflación, será por “circunstancias externas” o “por el mal manejo” que haga el Banco de México (Banxico), y no por su administración. No obstante, días antes, Alejandro Díaz de León, gobernador de Banxico, dijo que entiende que las altas tasas de interés repercutirán en el financiamiento, pero es lo más adecuado para que las cosas no se salgan de control; es decir, funcionan como “una medicina correctiva” ante problemas económicos.

Por otra parte, el sector privado destaca que las remesas enviadas, especialmente las provenientes de Estados Unidos, que representan 95 por ciento de los recursos que llegan a nuestro país por este concepto y se han convertido, después de las exportaciones no petroleras y la Inversión Extranjera Directa, en la tercera fuente de recursos externos para el país.

El dato: Empresarios consideran que los flujos de IED se mantendrán en el tercer trimestre.

Las remesas benefician el mercado interno, ya que éstas son destinadas al consumo. Si convertimos a pesos el monto de remesas obtenidas en los primeros siete meses del año, se tiene un total de 365 mil 408 millones de dólares; monto superior en 11.3 por ciento nominal al del año pasado, que en términos absoluto significan 37 mil 125 millones de dólares.

En cuanto a los flujos de IED, que es la segunda fuente de recursos externos para nuestro país, la preocupación que generó el proceso electoral y la renegociación del TLC pudieron haber sido factores para que los inversionistas aumentaran su cautela. Cabe recordar que los ingresos al segundo trimestre de 2018 fueron por 17 mil 842 millones de dólares; cifra que es inferior en mil 223 millones de dólares a la reportada en igual lapso del año pasado.