Iran urge reunion con OPEP para frenar la caida de petroprecios

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fuente Blomberg

El ministro de petróleo iraní, Bijan Zanganeh, dijo el domingo que está a favor de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) celebre una reunión de emergencia para tratar de frenar la caída de los petroprecios.

El contrato de crudo ligero estadounidense (West Texas Intermediate, WTI), que vence en octubre en el mercado de derivados, registró el viernes cotizaciones intradía por debajo de 40 dólares por barril, por primera vez desde la crisis financiera de 2009, presionado por signos de exceso de oferta en Estados Unidos y los débiles datos de fabricación de China.

Sin embargo, varios delegados de la OPEP han dicho que hasta hoy no se ha planeado ninguna reunión antes de la programada para el 4 de diciembre.

Si bien las reglas de la OPEP dicen que se necesita una mayoría simple de los 12 miembros de la OPEP para llamar a una reunión de emergencia antes de la fecha programa, algunos delegados de la OPEP dicen que es poco probable realizar una reunión de emergencia antes del 4 de diciembre, a menos que Arabia Saudita esté a favor.

Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo, y otros estados del Golfo empujaron cambio de estrategia de la OPEP el año pasado para defender la cuota de mercado, en lugar de votar por la que hasta entonces fue la habitual salida de recortar la producción para sostener los precios.

Los países relativamente ricos, están en mejores condiciones para hacer frente a los bajos precios del petróleo como en Irán, Venezuela o países africanos.

Los delegados de la OPEP ven pocas posibilidades de que el grupo de exportadores desvíen su política de defensa de la cuota de mercado, a pesar de que la última caída de los precios esté empezando a agriar el humor del negocio, incluso para Arabia Saudita.

La mayor presión para los precios del crudo deriva del desequilibrio entre la abundante oferta y la demanda débil.

La abundancia de los resultados de suministro de una combinación entre el petróleo y el auge del gas de esquisto en América del Norte y la decisión de la OPEP de no reducir su producción, reafirmó a principios de junio la tendencia bajista del crudo.

Las expectativas para la demanda siguen siendo bajistas a partir de la desaceleración de China, cuyo vasto sector manufacturero se contrajo en agosto a un ritmo no visto en casi seis años y medio. China es el segundo mayor consumidor de crudo.

Es de recordar que la OPEP había manifestado su preocupación por los débiles precios del petróleo, e incluso algunos miembros declararon preferir desviar su política para defender los petroprecios, aunque confiaron en que la demanda global del crudo impulse los precios de nuevo hacia los 60 dólares por barril a inicios del próximo año.