Las finanzas en el ciclo de vida

Las finanzas en el ciclo de vida
Por:

Por Aura Hernández

¡Nadie se salva! Todas las personas a lo largo de su vida, aunque sea una vez, tienen que hacer uso de un servicio financiero, ya que estos instrumentos ayudan a la planeación, protección y seguridad del patrimonio de las familias.

Sin embargo, el problema se presenta cuando las personas no saben cómo utilizarlos y es que muchos concuerdan en que la educación financiera llegó de manera tardía a México.

Por ejemplo, cerca de 60% de los trabajadores que reciben su salario en una tarjeta de nómina no saben cómo utilizarla o que 17% de la población que utiliza servicios financieros de nivel avanzado está integrado sólo por aquellos con más altos ingresos, de acuerdo a cifras de la Comisión Nacional para la Defensa de los Usuarios de las Instituciones Financieras (Condusef).

Esto hace necesario que las autoridades impulsen con mayor ahínco la educación financiera, pues como ya se mencionó son estos instrumentos los permiten que las familias tengan el financiamiento necesario para adquirir una vivienda, tener un seguro contra peligros que afecten su patrimonio, consolidarlo o ahorrar para tener un retiro digno.

Por esto, para que toda la población pueda ir subiendo su nivel de inclusión en el uso de servicios financieros se debe explicar a las personas desde una temprana edad conceptos como presupuesto y riesgo, los cuales forman una parte toral de las decisiones financieras de una familia. Actualmente menos de 20% de los mexicanos hace un presupuesto y más de 30% gasta más de lo que gana.

Hay que tomar en cuenta que cada persona presenta diferentes patrones en el uso de los servicios financieros a lo largo su vida, pero existen ciertos patrones que a continuación se explican:

Niñez y adolescencia: en este punto las personas generalmente no tienen ingresos propios y dependen económicamente de sus padres, por lo que es el momento idóneo para que se les inculquen hábitos de ahorro y de metas a corto y largo plazo. Por ejemplo, algunos bancos permiten que los niños obtengan una cuenta de ahorro y les daban premios si administran bien dicha cuenta.

Adulto joven: cuando las personas comienzan su vida laboral logran su independencia económica, por lo que ahora pueden acceder a instrumentos como el crédito al consumo para adquirir aquellos bienes que necesiten o que serán parte de su patrimonio en un futuro. Esta etapa es sumamente importante porque constituye la base para que el individuo pueda desarrollar el manejo responsable de todos los instrumentos financieros que están a su alcance y que ahora conoce.

Adulto: en esta etapa los ingresos del individuo son mayores a sus gastos, por lo que pueden capitalizar y consolidar su patrimonio. Esto, a pesar de que en este momento también suelen aumentar sus necesidades personales y tiene que hacer frente a las de sus dependientes, como los hijos. Por esto, aquí es cuando usualmente se hace uso de servicios financieros que permitan adquirir una vivienda, asegurar la educación de los hijos o, bien, incrementar su ahorro para el retiro.

Retiro: este es el momento cuando las personas dejan de trabajar, cerca de los 65 años, por lo que es tiempo de que administren los recursos que obtuvieron a lo largo de su vida productiva. En este punto, la brecha entre consumo e ingresos se vuelve negativa y las opciones de instrumentos financieros disminuyen, sin embargo, aquellos que todavía pueden usarse ayudan a administrar las finanzas de los jubilados para generar bienestar y un retiro digno, tales como los seguros de gastos médicos mayores, de vida o de rentas vitalicias, entre otros.

Las anteriores son a grandes rasgos las etapas de la vida de cada persona y algunos de los instrumentos financieros de los que pueden hacer uso en cada una de ellas, pero cada caso es diferente y depende de la actividad productiva que desarrolle. Por ejemplo, en el caso de un deportista su etapa de mayor generación de ingresos se da en una etapa temprana de su vida y por un periodo corto, esto hace importante que sea bueno ahorrando o invirtiendo para sustentar sus gastos futuros.

Con esto ya tienes una buena idea de las finanzas y cómo éstas le pueden ayudar en cada etapa de su vida, pero si aún tiene dudas puede obtener mayor información en la exposición “Finanzas y Bienestar: el ciclo de vida”, creada por la Condusef junto con la Secretaría de Hacienda y el Museo Interactivo de Economía.

Estas son sólo algunas de las partes de la exposición, por lo que si llama tu atención ponte buzo cuando visitará tu ciudad, ya que en estos momentos se encuentra en el Centro de Ciencias EXPLORA en León, Guanajuato.

El reto de las autoridades financieras es promover que más segmentos de la población utilicen los servicios y fomentar un mayor conocimiento y comprensión de éstos para que sean usados de manera responsable.

Explora con el MIDE

Esta muestra tiene por objetivo que las personas descubran por sí mismas, a través de actividades interactivas, que deben pensar en las actividades financieras que realizan y en la toma de decisiones.

Si la visitas podrás encontrar lo siguiente:

• Túnel del ciclo de la vida: en este punto el visitante se registra y recorre las diferentes etapas del ciclo de la vida, es decir, niño, joven, adulto joven, adulto y retirado.

• Para entender las finanzas: diseñada principalmente para los pequeños de los hogares, el objetivo es que aprendan conceptos como presupuesto, ingreso, gasto, ahorro y metas.

• El juego de la vida: parte interactiva en donde el visitante tomará decisiones financieras y verá el resultado de éstas en el momento de su retiro.

fdm