Lo que ocurre con mi ahorro para el retiro

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

En México existen dos tipos de regímenes por los que el IMSS pensiona a los trabajadores. Estos aplican según los años en los que el trabajador haya cotizado al Instituto.

Veamos cada uno de ellos:

Régimen 1973

Es para aquellos trabajadores que comenzaron a cotizar en el IMSS antes del 1 de julio de 1997.

Requisitos:

 Contar con un mínimo de 500 semanas de cotización y por lo menos 60 años de edad.

 El monto de la Pensión se actualiza de acuerdo a los incrementos del Salario Mínimo Vigente del Distrito Federal.

 El monto se calcula considerando el promedio del Salario Base de Cotización de las últimas 250 semanas cotizadas.

Régimen 1997

Es para aquellos trabajadores que empezaron a cotizar en el IMSS a partir del 1 de julio de 1997.

Requisitos:

 Contar con un mínimo de mil 250 semanas de cotización y por lo menos 60 años de edad.

 El monto de Pensión se actualiza de acuerdo a los incrementos de la inflación.

 El monto de la Pensión se calcula con base en el monto acumulado en la Cuenta Individual del trabajador.

Los trabajadores que hayan cotizado en ambos regímenes tienen la opción de elegir uno u otro.

Independientemente del tipo de régimen que un trabajador elija, hay que tomar en cuenta que para calcular el monto de la Pensión se deberá acudir al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), específicamente a la Subdelegación Administrativa que corresponda, o llamar al 01800 623 23 23 y tener a la mano el Número de Seguridad Social (NSS).

Aquellos trabajadores que hayan optado por retirarse bajo el Régimen de 1997, deberán decidir por Renta Vitalicia o Retiro Programado.

Renta Vitalicia

 Es un monto de Pensión que se da durante toda la vida.

 Se contrata por medio de una aseguradora de Pensiones (una vez que te retires, el IMSS te proveerá de un listado de ellas).

Retiro Programado

 Es un monto mensual más grande (por ello se deben contar con los ahorros suficientes), pero no se da de por vida sino por el tiempo que alcancen los recursos de la Cuenta Individual.

 Es un contrato con la Administradora de Ahorro para el Retiro (Afore), quien a su vez invierte los recursos a través de las Sociedades de Inversión Especializadas en Fondos de Ahorro para el Retiro (Siefores).

Nunca es tarde para empezar a ahorrar para el retiro. Toma en cuenta que durante tu ciclo de vida laboral tienes más oportunidades de ahorrar para el futuro.