Luz y Fuerza, en la quiebra total

Mañana de Navidad con mala calidad del aire en el Valle de México
Por:

Por Aura Hernández

La empresa que resultaría más afectada si se decidieran reducir o eliminar los subsidios del gobierno en materia energética es Luz y Fuerza del Centro (LyFC).

Parecería ilógico que una empresa se mantenga en operación cuando registra números rojos en ingresos propios, pero esto es lo que sucede con LyFC.

Y es que, de acuerdo a datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de enero a junio de este año la empresa reportó una pérdida de 3 mil 217.4 millones de pesos en ingresos propios debido a que las ventas netas de bienes y servicios fueron negativas en 3 mil 597.9 millones de pesos, mientras que los ingresos positivos fueron del rubro denominado “Otros” por 380.5 millones.

Por lo anterior, se manifiesta que si no fuera por los subsidios y transferencias que hace el gobierno la entidad, ésta ya estaría quebrada.

En estos seis meses, el gobierno ha otorgado a la empresa por subsidios y transferencias 19 mil 117.8 millones de pesos, de los cuales 13 mil 568 millones fueron destinados a gasto programable siendo los más beneficiados los empleados y los pensionados, ya que a los primeros se destinaron 5 mil 918.4 millones de pesos en servicios personales y a los segundos 4 mil 953.2 millones.

Con lo anterior, el balance financiero de LyFC antes de las transferencias en el primer semestre de 2009 sería de un déficit de 16 mil 785.3 millones de pesos, pero al añadirlas los números se vuelven negros en 2 mil 332.5 millones, una caída de 34.8% a comparación del mismo periodo de 2008, pese a que los subsidios y transferencias en el mismo periodo se han incrementado 9.5%.

Reestructura a fondo . Ante esto, Carlos Cárdenas, presidente del Comité de Estudios Fiscales del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMPC), comentó que “Luz y Fuerza del Centro requiere una reestructuración total que le permita operar con criterios empresariales” y no con un enfoque político.

Para el analista lo importante es que la empresa se enfoque en mejorar su rentabilidad, aunque aceptó que el sindicato “es una parte muy importante del problema”, lo que se confirma en los números antes mencionados de lo que gasta la empresa en servicios personales, jubilaciones y pensiones.

Cabe agregar que LyFC también registra pérdidas debido a los “diablitos”.

asc