Medidas anticrisis, contraproducentes

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Por Aura Hernández

Las acciones tomadas por diversos gobiernos para enfrentar la crisis global podrían atrasar el crecimiento y generar altos niveles de desempleo durante un periodo de tiempo prolongado, advirtió Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés).

Esto, porque como una reacción ante la crisis financiera gobiernos como el estadounidense gastaron por encima de sus ingresos y se sobrecargaron con niveles de deuda “extremadamente altos”, afirmó Daniel M. Hofmann, economista principal de Zurich Financial Services, al participar en el “Informe de Riesgos Globales 2010” publicado por el WEF.

El documento revela que existen riesgos globales subyacentes que la economía mundial deberá enfrentar durante este y los próximos años, ante lo cual es necesario cambiar la forma de pensar sobre dichos riesgos y la forma en que son abordados.

Por esto, los responsables de tomar decisiones deben mejorar su coordinación y supervisión.

El organismo internacional asegura que se requiere un nuevo equilibrio en el sistema financiero en el cual las economías emergentes deberán aumentar su gasto nacional y reducir los ahorros, mientras que las economías avanzadas deberán hacer lo contrario al impulsar el ahorro, siendo “el corazón de este reequilibrio una ruta creíble hacia la estabilidad fiscal”.

Y es que la crisis financiera y la consecuente recesión han creado un entorno más vulnerable en el que los riesgos que no se enfrenten podrán convertirse en las crisis del futuro, añadió el director general del WEF, Robert Greenhill.

Ante esta situación, además de lograr un equilibrio fiscal se tiene entre los desafíos futuros cambiar los actuales modelos de protección de la salud, especialmente en enfermedades crónicas, la educación y la protección contra el desempleo, así como la infra-inversión en infraestructura en materia de energía y agricultura.

La recesión ha limitado la capacidad de los tomadores de decisiones de combatir los riesgos globales, que avanzan paulatinamente, de manera eficaz.

Acerca de esto, John Drzik, Director Ejecutivo de Oliver Wyman, comentó que un claro ejemplo es el sector energético, ya que ha sufrido un recorte en la inversión de infraestructura para nuevos proyectos de energía renovable, en un momento en donde urge la seguridad a largo plazo de un suministro que provenga de fuentes sostenibles, a un precio razonable y que cuide el medio ambiente.

A lo que hay que agregar, el aumento de la corrupción y los delitos transnacionales, así como la vulnerabilidad cibernética y la pérdida de biodiversidad.

Será ley impuesto a bancos en EU

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, criticó el sábado la “audacia” de Wall Street por resistirse a un impuesto de rescate que busca aplicar sobre las firmas financieras y dijo que sus oponentes republicanos estaban del lado de las grandes corporaciones.

“Daremos fuerza de ley a esta tarifa”, dijo el presidente. Con la popularidad de Obama en alrededor del 50% y de cara a las elecciones para el Congreso en noviembre, la Casa Blanca quiere ponerse de lado de los estadounidenses de clase media al tiempo que acusa a los republicanos de estar de parte de los ricos.

“No vamos a dejar que Wall Street tome el dinero y huya. Vamos a convertir este impuesto en ley”, prometió Obama tras proponer un arancel para recaudar hasta 117 mil millones de dólares durante los próximos 10 años y recuperar las pérdidas proyectadas en un rescate bancario pagado con dinero de los contribuyentes.

El impuesto del 0.15% propuesto por la Casa Blanca durará por lo menos 10 años y será aplicado a 50 de los mayores bancos, aquellos con activos superiores a los 50 mil millones de dólares, e incluye muchas instituciones que no recibieron un solo centavo del contribuyente dentro del plan de rescate de 780 mil millones de dólares.

Obama reconoció que aunque los bancos encararon “una crisis creada por ellos”, el rescate “desagradable, pero necesario” del erario evitó una “calamidad incluso mayor para el país”.

La mayoría de los grandes bancos, Salvo Citibank y la aseguradora AIG, han devuelto, con intereses, el dinero que recibieron prestado del erario a través del Programa de Alivio para Activos en Problemas (TARP por la sigla en inglés), que fue concebido durante el Gobierno del ex presidente Bush.

fdm