México, el quinto con más desigualdad: FMI

Pobreza baja 5% pero sube a 52 millones el número de pobres: Coneval
Por:

México se ubica entre las cinco primeras naciones, de un total de 20 a nivel global, que presenta una mayor brecha de desigualdad territorial, informó un estudio del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Un análisis realizado a naciones como Estados Unidos, Alemania, Reino Unido y Brasil comprobó que las disparidades regionales de ingreso son grandes, persistentes y aumentan con el tiempo.

En las regiones con altas tasas de desempleo, por ejemplo, las personas tienen una probabilidad de 70 por ciento de mantener esa condición, resalta la institución.

Esta probabilidad puede ser aún más alta que el promedio en algunos países, tales como Italia y Canadá. En lugar de equipararse, las regiones excluidas en estos países crecieron a una tasa aún más baja, de hasta un punto porcentual del PIB en tres años.

Podría pensarse que basta con mudarse en busca de mejores empleos en áreas de alto ingreso. Sin embargo, por los datos microeconómicos de hogares, observamos que el ingreso promedio más alto en las regiones más prósperas muy a menudo se ve contrarrestado por el alto costo de vida.

Te puede interesar: México tiene margen para elevar impuestos y racionalizar gasto público: FMI

Por ende, mudarse resulta más difícil porque en las zonas ricas los costos de la vivienda son más altos y hay menos empleos bien remunerados disponibles para trabajadores menos calificados.

A modo de ejemplo, durante los últimos diez años, las estimaciones del FMI sugieren que los beneficios netos de mudarse a regiones de más alto ingreso han disminuido entre 25 y 30 por ciento en naciones como España y Estados Unidos para los hogares de bajo ingreso.

La política fiscal tiene algunas respuestas

De acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, los responsables de políticas podrían aumentar la redistribución del ingreso mediante impuestos y pagos de transferencias.

Las políticas favorables al crecimiento que procuran mejorar la educación, la salud, la infraestructura y el acceso a la vivienda pueden contribuir a que las personas menos calificadas y de bajos ingresos encuentren empleo en otro lugar.

El estudio presenta opciones para los responsables de políticas que tratan de decidir si es conveniente usar políticas específicas con base geográfica para resolver la desigualdad regional y, en tal caso, cuándo aplicarlas y a quién dirigirlas.

Te puede interesar: México prepara renovación de línea de crédito con FMI

Esas políticas apuntan a determinadas personas y empresas a través de subsidios, donaciones o inversión pública. Como ejemplos pueden citarse los fondos estructurales y de inversión europeos o las zonas empresariales en Estados Unidos.

Las políticas destinadas a áreas geográficas pueden complementar las transferencias sociales existentes, como el seguro de desempleo.

Los resultados son mejores si los destinatarios están concentrados en las regiones desfavorecidas de un país, como en México y Estados Unidos, o cuando a los países les resulta difícil seleccionar destinatarios de todo el país, por ejemplo, mediante una comprobación de ingresos.

En tales casos, las políticas dirigidas a áreas geográficas, como la creación de empleo en regiones excluidas, pueden tener un impacto más fuerte y complementar las medidas existentes.

lps