Moody’s baja previsión del PIB a 1.2%; prevé más recortes al gasto público

Moody’s baja previsión del PIB a 1.2%; prevé más recortes al gasto público
Por:

La economía de México seguirá desacelerándose este año y podría forzar al Gobierno a aplicar recortes adicionales al gasto, en buena parte debido a políticas económicas “impredecibles” que socavan la confianza de los inversores, dijo ayer la agencia de calificación de crédito Moody’s.

En un reporte, la firma alertó de los riesgos a mediano plazo en el panorama fiscal de México, la segunda mayor economía de América Latina, ante un enfriamiento de la actividad y cambios en la política energética que involucran a la estatal petrolera Pemex.

“Seguimos anticipando un año de desafíos para la economía de México y estimamos que el crecimiento se ralentizará a 1.2 por ciento en 2019, desde 2 por ciento en 2018”, dijo Alejandro Olivo, director adjunto de Moody’s, en el informe.

Prevé que el crecimiento será más lento, lo cual influirá en el desarrollo del volumen de negocios para los bancos y varios segmentos de seguros. Espera que los ingresos públicos pueden ser más bajos que las estimaciones del Gobierno, lo que requiere recortes adicionales de gastos para mantener el rendimiento fiscal.

La calificadora explica que en el contexto de una economía en desaceleración, la respuesta de la política de las autoridades, si bien apoya las finanzas del Gobierno en el corto plazo, podría exacerbar el crecimiento ya lento, amortiguando más el sentimiento y la inversión de los negocios y pesando en la economía.

En tanto, pronosticó que los niveles de deuda se mantengan estables en 2019-2020, justo por encima de 35 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), en comparación con un pico reciente de 37 por ciento del PIB en 2016.

“Como resultado, los ingresos públicos pueden ser inferiores a las estimaciones del Gobierno, lo que hará necesario un recorte adicional del gasto para mantener la rectitud fiscal que ha prometido el Presidente Andrés Manuel López Obrador”, aclaró Alejandro Olivo.

En el peor escenario, la agencia refiere que las necesidades de financiamiento del PIB en esencia podrían duplicar el déficit presupuestario anualmente, es decir, la deuda del Gobierno podría subir a 40 por ciento del PIB en 2021, en comparación con 35 por ciento estable que pronostica en su línea de base.

De acuerdo con Moody’s, desde que el Presidente Andrés Manuel López Obrador asumió el cargo, dos decisiones clave han reforzado la preocupación por los conflictos que cada vez son más frecuentes, que es la cancelación del NAIM de Texcoco, porque considera que “disminuyó el apetito de inversionistas para proyectos futuros”, así como el freno a las rondas petroleras, que aunado a la inexperiencia del Gobierno en el anuncio de la construcción de la refinería Dos Bocas, podría terminar costando más.

“Los planes de consolidación fiscal previstos por el Gobierno podrían provocar una disminución en sus planes de inversión pública en infraestructura en el corto plazo”, indicó Moody’s.

El Dato: La agencia explicó que la Inversión Extranjera Directa no restauró su total confianza en el país desde la cancelación del NAIM de Texcoco, así como la anulación de las rondas petroleras.

VEN RIESGOS POR APOYO ADICIONAL A PETROLERA. Para Moody’s, Petróleos Mexicanos requerirá apoyo financiero adicional del Gobierno para financiar su inversión de capital planificada; es decir, para lograr sus objetivos de crecimiento de la producción y posiblemente para ayudar con sus grandes vencimientos de deuda.

La calificadora expone que la necesidad de apoyar a Pemex equivale a entre 1 y 2 por ciento del PIB anual. En caso de que el sentimiento negativo del mercado continúe, el apoyo sería de dos por ciento. Alertó que un menor crecimiento, junto con cambios en la política energética y el nuevo mandato de Petróleos Mexicanos (Pemex), conllevan riesgos para la perspectiva fiscal de mediano plazo de México.

Moody’s explica que la vida de las reservas de petróleo y gas del país a partir de 2018 se habían reducido a solo 7.7 años, en comparación con los 10 años de 2014, debido a que los precios más bajos del petróleo y la continua alta tributación provocaron una inversión crónica insuficiente. Además, las reservas probadas de Pemex han disminuido, cayendo a menos de 5.0 años a finales de 2018.

En su opinión, el apoyo extra para la petrolera generará más incertidumbre, la cual se suma a la preocupación del mercado en cuanto a la falta de predictibilidad de políticas y a la débil confianza de los inversionistas en Pemex. Además, su perfil crediticio dependerá en parte de si continúa socavando la confianza del mercado, frenando aún más la inversión ya deprimida y pesando sobre las perspectivas económicas de México.

Te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/mexico/firma-amlo-acuerdo-para-reestructurar-creditos-del-infonavit/

http://www.3.80.3.65/mexico/naim-aeropuerto-santa-lucia-aeropuerto-de-texcoco-amlo-andres-manuel-lopez-obrador-juez-del-edomex-texcoco/