Necesario mantener salud en finanzas públicas, asegura IP

IP estima invertir 30 mmdd más para custodiar sus datos
Por:
  • Berenice Luna

Aunque se han observado esfuerzos importantes en impulsar y mantener la salud de las finanzas públicas, el reporte en este rubro muestra que el gasto público en enero sumó 493.6 mil millones de pesos; cifra 60 mil millones de pesos más que el mismo mes del año pasado, lo que incide en trabajar para que el gasto se utilice de manera consciente y en rubros que estén relacionados con el crecimiento de la economía.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp) afirmó que la preocupación es que las fuentes del origen del aumento del gasto se concentran en rubros que no tienen una incidencia importante en el crecimiento de la economía; ejemplo de ello, señaló, se encuentra una mayor asignación de recursos para cubrir el costo financiero de la deuda. Recordó que lo anterior se vio afectado por el tipo de cambio y el ajuste en las tasas de interés, así como una ampliación de los recursos que se destinaron al rubro de participaciones, como consecuencia de una mayor recaudación tributaria, y que entre otras cosas, incidieron en el gasto no programable con un aumento de casi 40 por ciento del gasto público con respecto al año pasado.

Asimismo, otro rubro que tuvo una incidencia similar fue el sobregasto de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), resultado de un importante aumento en su gasto de operación.

En este sentido, especificó el organismo en su reporte semanal, aún es prematuro afirmar que la situación financiera del sector público se ha corregido, se está trabajando en el camino correcto; aunque siguen latentes situaciones a las que se les debe poner mayor atención, como la inversión privada.

Respecto a ello, el Ceesp especificó que se requiere mayor inversión, tanto pública, como privada, por lo que es fundamental elevar el gasto que se destina a infraestructura, con lo cual se genere un entorno que ofrezca un estímulo a la inversión privada. “Actualmente la inversión pública como porcentaje del PIB es de las más bajas en los últimos 70 años, por lo que es momento de revertir esta situación para lograr el objetivo de elevar el ritmo de crecimiento de la economía de manera permanente”, señala el documento. Aunado a lo anterior, también exhorta a que en épocas electorales como las de este año se debe evitar el uso del gasto con fines políticos. “Un gasto bien dirigido a crecer debe ser productivo y no asistencial”.

Es importante mencionar que este año, la recaudación ha sido importante y se refleja en el aumento de los ingresos por concepto del impuesto sobre la renta (ISR) y el impuesto al valor agregado (IVA), que en el primer mes del año fueron, en conjunto, el origen de casi tres cuartas partes del aumento absoluto de los ingresos totales.

Los ingresos petroleros también fueron una fuente importante de recursos, en buena medida como consecuencia del aumento del precio del petróleo, que en los últimos 12 meses ha ganado casi 13 dólares por barril. Sin embargo, no se espera que el precio del crudo sea mucho mayor al que tiene actualmente, por lo que conforme se vaya diluyendo su efecto, los ingresos petroleros se podrían moderar.

Por ello, la iniciativa privada planteó que uno de los principales objetivos en materia de finanzas públicas es fortalecer las fuentes de ingresos recurrentes, aunque para ello es fundamental no sólo una mejora en el proceso de fiscalización, que en algún momento llegará a su límite, sino también un ritmo de crecimiento económico más elevado y sostenido, basado en inversión productiva suficiente para generar empleos mejor remunerados.

Por último, señaló que para este año es altamente probable que no habrá ingresos adicionales provenientes del remanente del Banco de México (Banxico); sin embargo, su estimación es que dada la inercia que mantiene la recaudación, por lo menos este año, el sector público tendrá recursos excedentes equivalentes a un punto del PIB.