No invierten para mantener liquidez: KPMG

Nulo manejo de la crisis acorrala a empresas

Las grandes firmas contemplan que sus ventas regresarán a nivel prepandemia hasta 2023; sectores más golpeados en primera mitad de 2021: turismo, hotelería y outsourcing.

Fuente•Perspectivas de alta dirección en 2021, de KPMG
Fuente: Perspectivas de alta dirección en 2021, de KPMGGráfico: La Razón de México
Por:

La atención inefectiva que se le ha dado a la crisis de salud y económica en el país por Covid-19 ha mermado los ingresos de las grandes empresas, por lo cual las inversiones no son una opción para este año, situación que se verá reflejada en el posible cierre de algunas firmas, de acuerdo con la consultora KPMG.

Jesús Luna, socio líder de private enterprise y empresas familiares de KPMG en México, mencionó en entrevista con La Razón que aquellas industrias que fueron golpeadas por la pandemia y que no tienen una estructura financiera sólida se verán en la necesidad de cerrar operaciones y disminuir su estructura.

En una encuesta de la misma consultoría se refleja que 49 por ciento de los altos directivos ve que la atención de la crisis sanitaria y económica del país no ha sido la más efectiva, lo cual afectará sus ingresos, pues será hasta dentro de tres años cuando sus ventas se regresarán a niveles prepandemia.

.Gráfico: La Razón de México

Lo anterior incluso ya sucedió el año pasado. La baja en los flujos de capital de algunas firmas provocaron que no fuera viable su estadía en el país, tal es el caso de Best Buy, la cadena de tiendas de tecnología que decidió retirarse del mercado mexicano luego de que sus ventas se debilitaron de manera importante en el primer confinamiento, además del alza del e-commerce donde se posicionaron otras firmas como Mercado Libre y Amazon.

La firma Sin Delantal también tuvo que retirarse del país ante la alta competencia; sin embargo, el factor de la solidez financiera también trastocó su estadía en México. “La lectura es que 2021 será un año dedicado a la recuperación. El semáforo de riesgo epidemiológico da la pauta a varios indicadores económicos”, mencionó KPMG en su estudio.

Si bien la pandemia exacerbó las afectaciones a las grandes compañías, hay una percepción generalizada que apunta a un menor apoyo o incentivo a continuar generando las inversiones; así, 74 por ciento de la alta dirección asegura que ha suspendido o reducido sus intenciones de inversión debido a medidas de política monetaria y fiscal.

El primer reto que ven las grandes empresas para el país a lo largo de este año es la confianza de los inversionistas, la segunda es minimizar los impactos en el sector laboral y el tercero es garantizar la liquidez y financiamiento.

“Eso influye en las compañías por las deudas que tienen con instituciones financieras, ya sea por el pago de capital, intereses, o la misma nómina y el pago de contribuciones”, destacó el experto.

Interjet y Aeroméxico son ejemplo claro de esto. La primera dejó de operar hace un par de meses y hoy sus trabajadores cumplen un mes en huelga ante la falta de pagos; la segunda entró en un proceso de reestructuración, bajo la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

Dentro de las estrategias utilizadas por las compañías, 52 por ciento resaltó que no utilizó ningún mecanismo de financiamiento y continuó con sus operaciones bajo sus propios recursos; 19 por ciento solicitó financiamiento y 16 por ciento reestructuró deuda.

El Gobierno federal ha sido enfático en señalar que no rescatará a ninguna gran empresa durante la pandemia, pues su prioridad es detonar programas sociales en pro de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). Sin embargo, con incentivos fiscales iguales a 1.1 por ciento del Producto Interno Bruto, en un año se perdieron más de un millón de estas unidades económicas, según el Inegi.

KPMG previó que los sectores con mayores pérdidas en el primer semestre de 2021 serán el hotelero y turístico, con 81 por ciento; outsourcing, con 80 por ciento; en contraste, los mejor colocados serán salud, con 67 por ciento; electrónicos, con 52, y consumo y retail, con 50 por ciento.