Para avanzar, apuestan expertos a planes que trasciendan sexenios

Semarnat ya entregó resolutivo sobre Impacto Ambiental de Santa Lucía
Por:
  • ana-martinez

Durante la segunda quincena de enero, el Gobierno federal presentará los proyectos de infraestructura energética que desarrollará la Iniciativa Privada; ante ello, analistas aseguran que es necesario que se formule un plan a largo plazo, pues modificarlos en cada cambio de sexenio no permite elevar la autosuficiencia que requiere el país en esta materia.

En entrevista con La Razón, Ramsés Pech, analista energético, explicó que en el primer año de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador se vio la continuidad de la Reforma Energética, misma que va a seguir con medidas efectivas y, en su caso, mejoramientos, porque demostró su efectividad.

Te puede interesar: Reactivar rondas petroleras puede atraer inversiones por 160 mil mdd: Amexhi

En este sentido subrayó que la actual administración tiene una oportunidad para cambiar el esquema, y es a través de una planeación más amplia de los proyectos de energía. “Lo que falta actualmente es crear un plan a largo plazo, porque se cambian cada administración, y lo que se tiene que hacer es pensar en los cambios que hay en cuestión energética a nivel mundial. México no puede quedars sin actualizarse”, expresó.

El Acuerdo de Inversión en Infraestructura del Sector Privado contempla realizar obras en diversos segmentos, entre ellos el energético, mismos que serán presentados durante el primer mes del próximo año. Éste proyecta obras hasta 2024, que es el fin del sexenio de López Obrador. Por su parte, el Plan de Negocios de Petróleos Mexicanos (Pemex) refleja apoyos gubernamentales hasta la primera mitad de la actual administración.

“Los que se necesita son proyectos hasta 2050, para tener inversiones en un mercado que es a largo plazo. En México nos falta aterrizar todo este tipo de cosas, para que cualquier administración a futuro no venga a cambiarlos o modificarlos, sino que se respete y así tener autosuficiencia energética”, aseguró Ramsés Pech.

También mencionó que si esta administración se decidiera a implementar planes a largo plazo, más allá de su sexenio, dejaría las bases para el desarrollo hasta por 30 años. “Tenemos que aprovechar la tecnología y hacer en México nuestra tecnología. Somos consumidores de tecnología energética y creo que México ya debe hacer lo propio”.

Ante ello manifestó que la promesa de detener la fractura hidráulica (fracking) tiene sentido, pues esta práctica dejó de existir a nivel mundial. “Lo que hoy se hace es Estimulación de Formación de Baja Permeabilidad para disminuir el uso de agua para hacer la estimulación y se emplea un bajo nivel de carbono. Así se tiene un mayor control de la superficie y hay menos contaminantes. No es que se esté negando la administración, es que el fracking está evolucionado por uno más amigable con el medio ambiente”.

Cabe desatacar que aunque el Presidente aseguró que el fracking se dejaría de hacer, actualmente no está prohibido e incluso tiene presupuesto para su ejecución, pues Pemex solicitó autorización para implementarlo en el campo Humapa, que fue aprobado por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), misma que dio a conocer que hasta agosto pasado había más de ocho mil pozos terrestres en el país con esta actividad, que es 43 por ciento del total que hay en el país.

Asimismo, insistió en el regreso de los farmaouts, pues este año lo que faltó, consideró, fue darle un mayor detonador al mercado para atraer más inversiones. Esto coincide con lo dicho por BBVA México, que también vio necesaria la entrada de la Iniciativa Privada en dichos procesos.

Esencial, generar más electricidad. Por otro lado, el experto aseguró que se debe hacer una revisión de los avances tecnológicos para que se refleje en el precio de la electricidad, en función de la materia prima de las energías limpias.

En este sentido explicó que el concepto de energías limpias no se está usando de forma correcta. “De acuerdo a nuestra ley, son todas aquéllas con menos de 10 kg de dióxido de carbono por cada megawhat producido, y las energías limpias están incluidas en las renovables, como la solar o hidráulica. Hay que entender que las energías limpias no son las renovables, sino que son parte de ellas. Y hay que ver qué haremos nosotros en el capítulo de disminución de dióxido de carbono”, expresó.

El dato: Diferentes voces han sugerido a la empresa productiva del Estado permitir que privados asumieran los riesgos económicos de todos los planes de exploración en aguas profundas.