Pega morosidad a la rentabilidad bancaria

Vuelo inaugural de avión más grande del mundo parte de París a México
Por:
  • larazon

Por Claudia Castro Reyna

El costo que enfrentaron los bancos en México por sanear la cartera vencida durante el 2009 ascendió a 100 mil millones de pesos, informó Guillermo Babatz, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Lo anterior se tradujo en una menor rentabilidad para los bancos, los cuales han enfrentado en los dos últimos años un incremento en el índice de morosidad que los obligó a aumentar su nivel de reservas, para realizar un mayor reconocimiento de pérdidas.

Al cierre del 2009, el rendimiento sobre el capital invertido alcanzó 13%, aún por debajo de 24% que se registró durante el 2007.

Y es que mientras en el 2007, el saneamiento de la cartera vencida representó 40 mil millones de pesos, esta cifra llegó a los 80 mil millones para el 2008 y hasta los 100 mil millones de pesos al cierre del año pasado.

Tan sólo en el segmento de consumo, las quitas y castigos para la banca representaron 87 mil millones de pesos, cuando en el 2007 sólo llegaron a los 34 mil millones de pesos.

Guillermo Babatz precisó que de no haberse aplicado mecanismos para sanear la cartera emproblemada, los bancos estarían enfrentando un índice de morosidad de 24% en tarjetas de crédito; muy por encima de 7% que reporta el sistema.

El funcionario destacó que además de las reservas, la utilidad tradicional disminuyó debido a la contracción de los ingresos recibidos por cartera, principalmente la de consumo; así como tasas de interés implícitas relativamente estables y comisiones que han disminuido de manera considerable.

Dijo que en el último año las comisiones cobradas disminuyeron 7.4% y 9.3% las pagadas.

El presidente de la CNBV mencionó que para este 2010 la expectativa es que la cartera de crédito aumente entre 8 y 12 por ciento.

Filiales sin riesgos. En otros temas, Guillermo Babatz descartó que se generen problemas en los bancos mexicanos, luego de la situación de reconocimiento fiscal que viven instituciones en España como BBVA y Santander.

fdm