Pierden empresas 90 mmdp en litigio por IETU

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:
  • larazon

Por Aura Hernández

Luego de dos semanas de análisis, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró constitucional al Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU) con lo que se desechan los más de 40 mil amparos promovidos por el sector empresarial e industrial en contra del gravamen.

En la sesión de ayer, los ministros avalaron los puntos que dejaron pendientes el pasado jueves, es decir, la no deducibilidad por el pago de regalías entre partes relacionadas y determinaron que no existe un efecto retroactivo con respecto a la abrogación y pago del impuesto al activo pendiente de recuperar.

A esto se suma lo determinado en sesiones anteriores, cuando se declaró que no se viola el principio de proporcionalidad, se avaló únicamente la deducción de las inversiones realizadas entre el 1 de septiembre al 31 de diciembre de 2007, la equidad tributaria y, lo más importante, que el IETU es un gravamen diferente del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Al final, los ministros consideraron “infundados” los 15 argumentos que presentaron los empresarios para ampararse del IETU, lo que significa que el gobierno federal ganó uno de los juicios más importantes de los últimos años, aunque esta decisión se hará oficial el día hoy.

Y es que en caso de perder, el gobierno debería de regresar a los amparados cerca de 90 mil millones de pesos, siendo que no cuenta con una reserva específica para cubrir este monto el cual habría tenido que provenir de los fondos de estabilización. Esto hubiese sido un fuerte golpe para las finanzas públicas las cuales se han visto afectadas por la menor producción petrolera y la crisis económica.

Cabe destacar que fueron 11 ministros, encabezados por Guillermo Ortiz Mayagoitia, los que participaron en el análisis de 10 casos para establecer los criterios jurídicos con los que se juzgarían los más de 30 mil amparos.

Ante esta resolución los empresarios ya no podrán promover ningún otro recurso judicial, por lo que su última esperanza recae en la reforma fiscal que planean impulsar los legisladores este año 2009.

fdm