Piratería genera pérdidas al país por 250 mmdp: analista

Piratería genera pérdidas al país por 250 mmdp: analista
Por:

La piratería o robo de propiedad intelectual equivale a 1.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en México, ya que durante 2017 el monto fue superior a los 250 mil millones de pesos, siendo más de 40 millones de mexicanos quienes consumen algún tipo de piratería, coincidieron analistas.

En entrevista para La Razón, Yael Gutiérrez, directora de Comercio Exterior en SGS México, uno de los acuerdos alcanzados por México en el nuevo acuerdo T-MEC es reforzar las acciones para combatir la piratería; no obstante, reconoció que nuestro país es el primero en América Latina en comercio ilícito y el tercero a nivel global, debido a que es una actividad que concentra todos los estratos sociales, es compleja y reducirla requeriría más legalidad y menos consumo por parte de la sociedad.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI), ocho de cada 10 mexicanos consumen productos piratas y en lo que va del sexenio se destruyeron más de 10 millones de productos apócrifos; mientras que los aseguramientos en aduanas fueron de hasta 18 millones de productos piratas, mismos que fueron separados, inventariados y posteriormente destruidos.

Pese a las constantes visitas de inspección, aseguramiento de mercancía, imposición de multas administrativas o suspensión de la libre circulación de mercancía de procedencia extranjera por parte del gobierno mexicano, Yael Gutiérrez afirma que el comercio ilícito “no para de crecer” en el país; es decir, no existen posibilidades de que se pueda frenar la actividad.

En la última encuesta para la medición de la piratería en México, el ITAM reveló que 41.9 millones de mexicanos consumieron algún tipo de piratería tan sólo en 2017. De esa cantidad, 37.5 millones de personas consumieron música pirata, mientras que 34.8 millones vieron alguna película en una copia ilegítima.

Asimismo, nueve millones de mexicanos compraron algún libro que no es original, mientras que 4.8 millones consumieron algún tipo de software pirata. Además, 3.4 millones de mexicanos tomaron fotos con algún equipo o rollo para revelar obtenido de manera ilegal. En menor medida, 1.4 millones y un millón de personas compraron pinturas no legitimas o adquirieron esculturas piratas.

El dato: Canacintra señala que la piratería afecta a las finanzas públicas.

La también especialista en verificación e inspección apuntó que la piratería en el país ha llegado a niveles alarmantes, pues ya afecta directamente al sector del vestido, vinos, licores, cigarros y, sobre todo, a la industria del entretenimiento, e incluso pega a la industria farmacéutica, así como a áreas de productos de uso personal, como cremas, pastas de dientes, shampoo, entre otros.

Especificó que la piratería frena la creación de 2.5 millones de empleos en México. Apenas en 2016, la piratería costaba al país 236 mil millones de pesos anuales; pero ese monto escaló a 250 mil millones de pesos en 2017 y se prevé que la cifra vuelva a aumentar a finales de año.

De acuerdo con la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), la piratería afecta a las finanzas públicas, debido a que la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) deja de percibir ingresos por la disminución en las ventas de productos legítimos, comentó el representante del organismo empresarial durante el primer diálogo para el combate del contrabando y la piratería.

Según la SHCP, la mercancía ilegal que ingresa al país es a través de cajas que llegan mediante contenedores en barcos y furgones de ferrocarril, que cruzan las fronteras y llegan a los puertos de México.

Datos del análisis del ITAM revelan que los más de 41 millones de mexicanos que consumen piratería gastaron, tan sólo en 2017, más de 209 mil millones de pesos en másica, películalas, software y libros piratas; un monto que fácilmente equivale a que Hacienda hubiese obtenido 33 mil 400 millones de pesos en IVA.

Para Gutiérrez, reducir una actividad tan compleja como la piratería requeriría un trabajo conjunto entre gobierno, sociedad civil y empresas, ya que la ilegalidad evoluciona y quienes la operan normalmente son mafias que involucran aduanas y hasta cadenas logísticas.