Domingo 12.07.2020 - 04:40

Pobres, los que pagan el 64% del impuesto a bebidas azucaradas.

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Fuente SHCP

Si bien desde enero de 2014 se aplicó un impuesto especial a bebidas azucaradas y comida chatarra, para que la población dejara de consumir estos productos, la realidad es que sólo en 2014 se recaudaron 12 mil millones de pesos por gravamen a refrescos, de los cuales el 64 por ciento lo pagaron los hogares de nivel económico bajo.

“De los más de 12 mil millones de pesos recaudados por impuesto a refrescos durante 2014, el 64 por ciento provino de los hogares de nivel socioeconómico bajo; dentro de los cuales, los hogares en situación de pobreza pagaron el 38 por ciento del total del impuesto, lo que representó seis mil 500 millones de pesos”, indicó el director General de la Asociación Nacional de Productores de Refrescos (Anprac), Jorge Terrazas Ornelas.

El director de la maestría en políticas públicas del ITAM, José Gabriel Martínez, explicó que “el gobierno está logrando su objetivo de recaudar más, pero en términos de que eso está disminuyendo la obesidad, no hay ninguna evidencia, pues un impuesto a bebidas azucaradas o alimentos chatarra no disminuirá el problema”.

La recaudación conjunta por refrescos y comida chatarra en 2014 fue 40 por ciento mayor a lo presupuestado, y en lo que va de 2015 ambos tienen un alza de más de 30 por ciento; sin embargo, “no ha reportado éxito” en la disminución de los niveles de obesidad y “se desconoce el destino que se le ha dado a dichos recursos”, según los especialistas.

Tanto Terrazas como Martínez, coincidieron en que dicho gravamen es “totalmente recaudatorio”, pero en términos absolutos ha afectado a los hogares con menores recursos del país; el académico del ITAM añadió que obtener una caloría de carne de res o de las frutas es más caro, y para las familias de bajos ingresos no es fácil que sustituyan el pan por la fruta en el desayuno.

El líder de los refresqueros sostuvo que la medida fiscal sólo ha incrementado 15 por ciento el precio del producto, y contrario a lo esperado, ni redujo su consumo y tampoco ha resuelto el problema de la obesidad.

De acuerdo con datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco), en su reporte Kilos de más, pesos de menos: Los costos de la obesidad en México, el sobrepeso afecta al 73 por ciento de los adultos y al 35 por ciento de los niños y adolescentes, es decir a unos 60.6 millones de personas.

Desde la perspectiva de Terrazas Ornelas, si bien la grandes refresqueras reportaron pérdidas en sus ventas, no significa que el consumo esté disminuyendo, pues son diversos factores (principalmente macroeconómicos) los que determinan la capacidad de compra de las personas.

Para el especialista del ITAM, los temas de salud pública se deben resolver fortaleciendo el sistema de salubridad y las políticas sociales, por lo que en su opinión lo más acertado sería eliminar estos impuestos y rehacer la reforma fiscal, que no afecte a la gente de menos ingresos.