Por cuarta vez, Banxico mantiene tasa en 8.25%

¿Qué es el remanente de operación del Banco de México?
Por:

La Junta de Gobierno de Banco de México acordó mantener las tasas de interés sin cambio, tal como esperaba el consenso de analistas, en la primera decisión dividida del año.

Cuatro de los cinco funcionarios que integran la junta decidieron así mantener la tasa de interés objetivo a un día en un nivel de 8.25 por cinto, por cuarta reunión seguida, o su mayor nivel desde que el Instituto Central empezó a utilizar esa tasa como principal herramienta de política monetaria, en el año 2009.

Por su parte, un integrante votó por recortar un cuarto de punto porcentual la tasa de interés a 8 por ciento. “La Junta mantendrá una postura monetaria prudente y dará un seguimiento especial, en el entorno de incertidumbre prevaleciente, al traspaso potencial de las variaciones del tipo de cambio a los precios, a la posición monetaria relativa entre México y Estados Unidos, en un contexto externo en el que persisten riesgos, así como a la evolución de las condiciones de holgura y presiones de costos en la economía”, dijo la junta de Banco de México, en el comunicado donde anunció su decisión de política monetaria.

La determinación del banco central mexicano estuvo en línea con las expectativas que tenían 12 analistas, quienes estimaron que la tasa de interés objetivo permanecería en un nivel de 8.25 por ciento. Los analistas no veían muchas posibilidades de un giro al ciclo de tasas de interés en México, a pesar de la reciente expectativa de tasas de interés más bajas a nivel global y del debilitamiento observado de la economía en la primera mitad del año.

En el primer trimestre del año, el Producto Interno Bruto (PIB) registró una contracción de 0.2 por ciento respecto al cuarto trimestre de 2018, con base en cifras ajustadas por estacionalidad del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En el más reciente informe trimestral, el Banco recortó su proyección para la economía para este año a un rango de 0.8-1.8 por ciento desde 1.1-2.1 por ciento estimado anteriormente. En el texto, el Banxico expone que ve riesgos de mediano y largo plazos que pudieran afectar las condiciones macroeconómicas del país, así como su capacidad de crecimiento.

Asimismo, el documento de política monetaria apunta que se mantienen riesgos que pudieran deteriorar el desempeño de los activos financieros en México. En particular, si bien los mercados

financieros nacionales se han venido ajustando a este entorno, persiste la incertidumbre asociada a la relación bilateral entre México y Estados Unidos y respecto de las perspectivas crediticias, tanto para la deuda de Pemex como la soberana.

Por otra parte, en cuanto a los riesgos a la baja, destaca que se aprecie la cotización de la moneda nacional, lo cual podría estar asociado a un contexto de posturas monetarias más acomodaticias y menores tasas de interés a nivel mundial, o en caso de alcanzarse mayor certeza en la relación comercial con Estados Unidos.

También figura como riesgo a la baja que se presenten menores variaciones en los precios de algunos bienes, incluidos en el subíndice no subyacente, tal como ha sucedido con los energéticos ante una mayor debilidad económica mundial.

Asimismo, que las condiciones de holgura se amplíen más de lo previsto, como se infiere de la información más oportuna sobre la actividad económica, lo cual podría influir en el comportamiento de la inflación subyacente. Por lo anterior, persiste un alto grado de incertidumbre en los riesgos que pudieran influir en la inflación.

Te puede interesar:

http://www.3.80.3.65/negocios/crece-monto-de-hipotecas-pero-baja-numero-de-los-creditos/

http://www.3.80.3.65/negocios/ajusta-industria-inmobiliaria-su-mercado-de-vivienda/