• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Los últimos aspectos que detonaron la inflación fueron los energéticos, gasolina y la electricidad. Foto: Especial
Los últimos aspectos que detonaron la inflación fueron los energéticos, gasolina y la electricidad. Foto: Especial

En la primera quincena de julio de este año los precios al consumidor aumentaron 0.32 por ciento, con lo cual la inflación alcanzó una tasa anual de 4.85 por ciento, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La inflación quincenal se ajustó al alza debido a los precios en las gasolinas, algunas verduras y servicios turísticos, lo que fue contrarrestado por la disminución de precios de algunos productos agropecuarios. Así, la inflación en la primera quincena de julio de 0.32 por ciento resultó por arriba del 0.26 por ciento esperado por analistas para ese periodo, y es la más elevada en seis años para un mismo periodo.

Según Infosel, el desempeño de los precios en las primeras dos semanas de este mes resultó mayor al que esperaban los economistas encuestados por Infosel, quienes pronosticaban un incremento quincenal de 0.24 por ciento y situaban  la inflación interanual en 4.75 por ciento.

Con ello, la inflación a tasa anual subió de 4.76 por ciento en la segunda quincena de junio a 4.85 por ciento en la primera quincena de julio, con lo cual hiló dos quincenas con incrementos.

Hace un año, en la primera mitad de julio de 2017, el índice de precios subió 0.24 por ciento y la inflación interanual se aceleró 6.28 por ciento. En tanto, informó que los productos con precios al alza en la primera mitad de este mes son gasolina de bajo octanaje, tomate verde, servicios turísticos en paquete, jitomate, papa y otros tubérculos, loncherías, fondas, torterías y taquerías, electricidad, cebolla, carne de cerdo y vivienda propia.

En el caso de las gasolinas, éstas tuvieron la mayor incidencia al alza con un incremento de 0.9 por ciento, seguidas del tomate verde con un aumento de 42.1 por ciento, los servicios turísticos con un ascenso de 3.4 por ciento y el jitomate con un crecimiento de 5.7 por ciento.

Gráfico: La Razón de México

Por el contrario, los precios con mayor incidencia a la baja fueron el pollo con una caída de 2.3 por ciento; el huevo con un retroceso de dos por ciento, la pasta dental con una disminución de 0.9 por ciento; los pañales con 0.88 por ciento; y las blusas para mujer con una caída de 0.97 por ciento. Es decir, la lista de productos con costos bajos son pollo, huevo, pasta dental, pañales, blusas y playeras para mujer, guayaba, melón, uva, ropa interior para mujer y papaya.

Señaló que en la inflación subyacente, la cual elimina del índice general los bienes y servicios cuyos precios son más volátiles, observó un aumento de 0.19 por ciento en la primera quincena de julio y una tasa anual de 3.64 por ciento, similar a la quincena previa.

Algunos analistas consideran que ese avance no será suficiente para invitar al Banco de México a elevar las tasas de interés, aunque anticipan un mensaje agresivo por parte del banco central de cara a los próximos meses. Prevén que el Instituto Central, en su próxima reunión de política monetaria, mantenga una postura hawkish o a favor de mayores tasas de interés para controlar el desempeño de la inflación.

De hecho, la tasa de referencia de Banco de México se ubica en niveles que podrían empezar a afectar la actividad económica del país por encontrarse en una fase contractiva.