Presión de EU, por cambiar postura de negociadores

Durango logra inversión automotriz en tres años de 3 mil 700 mdd
Por:
  • Berenice Luna

La posición que tomó el presidente estadounidense, Donald Trump, en torno al tema de las reglas de origen, terminó presionando a los equipos negociadores mexicanos y canadienses para aceptar, sin duda, un incremento de contenido regional y nacional, según analista.

José Luis de la Cruz, director general del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (Idic), aseguró que la posición del Trump es tan fuerte que si las partes negociadoras no la aceptan, los trabajos de negociación se volverían todavía más complicadas.

“México y Canadá ya se percataron de esto y tienen que modificar la posición, tal vez sea en cuanto al tema de esa regla; de lo contrario, se corre el riesgo de que la negociación pudiera volverse todavía más complicada“, mencionó en entrevista con La Razón.

El Dato: Para Coparmex, las empresas mexicanas deben ampliar su capacidad de operaciones después de renegociación de TLCAN.

Cabe recordar que el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, reconoció que las reglas de origen de la industria automotriz tenían que ser modificados, no obstante, el funcionario no ha revelado en qué consiste la propuesta mexicana sobre este tema en la renegociación del tratado, e incluso la industria automotriz en México aceptó que “no conoce” la contrapropuesta del gobierno.

“Pretender mantener inalterada una regla de origen que fue diseñada hace 26 años, carece de cualquier argumento. De que la regla de origen regional va a cambiar, va a cambiar”, aceptó Guajardo.

Incluso, el presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís, aseguró que nuestro país y Canadá no tienen intenciones de modificar o cambiar las reglas de origen del sector automotriz, sin embargo, representantes del sector no han tenido estrecha colaboración con el equipo negociador mexicano, y posteriormente se reveló que no conocen la propuesta ni los avances el ese rubro.

El ánimo de las compañías mexicanas sigue siendo el mismo “no salirse del tratado”, que genere oportunidades.