• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Tren Maya, proyecto, construcción, Ingeniería Básica
Foto: Quadratín

A lo largo del primer mes de 2020, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) prevé licitar el proyecto ejecutivo, suministro de materiales y la construcción de plataforma y vía de cinco tramos del Tren Maya, que concentra a  25 de las 29 estaciones del proyecto emblema de la actual administración.

Los proyectos de convocatoria de los primeros dos tramos, se dieron a conocer el viernes 10 de enero de 2020, y son los correspondientes al segmento Palenque-Escárcega y Escárcega-Calkiní, los cuales en conjunto tienen 10 estaciones del trazo general.

Para este 17 de enero, se prevé que se dé a conocer a través de CompraNet, el proyecto de convocatoria de los siguientes dos tramos: el Golfo 2 y Golfo 3 que van de Calkiní-Izamal y de Izamal aTulum, respectivamente. Para posteriormente, el 24 de enero, informar sobre la licitación del tramo Caribe 2, Tulum-Cancún.

En diciembre, el Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que se licitarían los primeros kilómetros de los mil 460 totales que comprende la obra; de acuerdo con datos de Fonatur, estos tramos iniciales tendrían un total de 950 kilómetros de longitud.

“La primera semana de enero ya se lanza la licitación en los tramos en donde ya existe ingeniería básica. Estamos hablando de alrededor de 800 kilómetros, que van a empezar ya. Esto es al mismo tiempo un llamado a las empresas para que se vayan preparando”, detalló.

Información de CompraNet destaca que, además de los cinco tramos, se prevé lanzar a concurso el contrato de adquisiciones para la obtención, suministro, descarga y acopio de rieles; con lo cual, estaría dando paso a seis concursos licitatorios simultáneos.

“Con la finalidad de cumplir con la instrucción presidencial de comenzar con los procesos de licitación correspondientes a la Fase 1 del Tren Maya de manera inmediata, se ha determinado iniciar con los procesos de contratación mediante la publicación de dos proyectos de convocatoria (prebases) por semana durante el mes de enero. Con lo anterior se garantiza que Fonatur lleve a cabo seis procesos de licitación de manera simultánea, con la mayor eficiencia, eficacia, celeridad, transparencia y cumplimiento de la normatividad aplicable”, sostiene.

  • El tip. El mercado de valores en México  ha manifestado estar listo para apoyar financieramente a las empresas privadas que busquen participar en la construcción de la infraestructura.

En agosto del año pasado, Rogelio Jiménez Pons, informó al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) de Quintana Roo, que las licitaciones de los primeros tramos preveían inversiones por alrededor de mil 100 millones de dólares.

Primeras prebases

Las prebases que dio a conocer la dependencia a través del sistema CompraNet, refieren que los interesados en la licitación deberán ser empresas nacionales, las cuales estarán obligadas a contratar compañías locales para la construcción.

“La licitación será nacional en términos de la fracción 1 del artículo 30 de la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados  (LOPSRM), por lo que sólo podrán participar personas de nacionalidad mexicana”, señala el documento.

De la misma manera, las prebases contemplan que los licitantes deberán cumplir con el porcentaje de contenido nacional para las obras, dato que no fue revelado.

Acusa PAN vicios en la consulta del proyecto

La senadora del PAN Xóchitl Gálvez pidió a la Secretaría de Gobernación (Segob), al Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI) y al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), un informe sobre el proceso de consulta realizado a pueblos y comunidades indígenas, respecto del Tren Maya, ya que “hubo engaños a la población y vicios de fondo”, dijo.

Denunció que en las asambleas de consulta realizadas del 15 de noviembre al 15 de diciembre de 2019 en Chiapas, Tabasco, Campeche, Quintana Roo y Yucatán, se registraron irregularidades, pues no existen aún estudios de impacto ambiental, por lo cual es imposible que los pueblos y comunidades de la región cuenten con información certera sobre las afectaciones al medio ambiente por las obras de dicho proyecto.

Este solo hecho, dijo, debería invalidar por completo el ejercicio de participación, pues es evidente que se basó en “conjeturas, suposiciones y buenos deseos, pero sin certeza sobre
el impacto ambiental real”.

Gálvez Ruiz advirtió que la “consulta indígena”, se encuentra lejos de cumplir con los requisitos que un mecanismo consultivo intercultural exige y, “por ello, es fundamental que esta soberanía conozca de primera mano sus pormenores”.

Con información de Sergio Ramírez

Te puede interesar:

Gobierno prepara plan Especial de Transición Energética 2019-2024