Recorte si golpea a los mas pobres

Game of Thrones,  la serie más pirateada de 2015
Por:

Por Aura Hernández

Si bien, el gobierno federal ha afirmado que el recorte al gasto público afectaría lo menos posible los programas con mayor incidencia en el combate a la pobreza, las cifras indican lo contrario.

En el documento entregado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a la Cámara de Diputados, se detalla que de los 50 mil millones de pesos de recorte al presupuesto poco más de un cuarto pertenece a subsidios, 14 mil 222 millones de pesos, principalmente de las secretarías de Educación Pública, Agricultura, Desarrollo Social y Salud, las cuales con esos recursos impulsan varios programas en beneficio de las personas con menos ingresos.

“Sin lugar a dudas, tenemos un conjunto de prioridades muy amplias y algunas ponen en riesgo la protección social, hay ciertos rubros que se tiene que vigilar como seguridad, salud y educación”, consideró Leticia Armenta, directora del Centro de Análisis Económicos del Tecnológico de Monterrey Ciudad de México.

La analista aseguró no entender cuál fue el criterio del gobierno para reducir en dichas dependencias mayormente los subsidios que tienen un impacto favorable en la población, en vez de hacerlo en comunicación social, gasto administrativo y de operación o en servicios personales.

Universidades damnificadas. Simplemente, de los 7 mil 186 millones de pesos que se recortaron al presupuesto de Educación Pública más del 50% pertenece a subsidios, por lo que el titular de la dependencia, Alonso Lujambio, anunció que las universidades públicas recibirán 800 millones de pesos menos a lo presupuestado.

En educación se debería recortar el gasto en rubros operativos que sólo están alimentando a la burocracia y no en aquellos que permiten que las personas reciban un mejor servicio académico, subrayó Armenta.

Cabe resaltar que la Ley Federal Presupuestaria y de Responsabilidad Hacendaria marca que “podrán realizarse ajustes en otros conceptos de gasto, siempre y cuando que se procure no afectar los programas sociales” y en el artículo 74 establece que se podrán reducir, suspender o terminar el suministro de subsidios cuando la dependencia no cumpla con lo establecido.

“Se ha buscado proteger al máximo posible rubros como: educación, seguridad, salud, sobre todo los programas como por ejemplo el Seguro Popular, en educación también”, declaró Agustín Carstens, titular de Hacienda, lo que contrasta con que sea justamente en esas dependencias donde el recorte fue mayor y en todos los casos más del 50% de los recursos pertenecen a subsidios.

Es una inversión, no un gasto. Para la directora del Centro de Análisis Económicos estos rubros no se deben descuidar en épocas de crisis, ya que la educación debe ser vista como una inversión y no un gasto, en cuanto a salud es posible un rebrote de la influenza A H1N1 y se necesitarán vacunas sin costo alguno para la población, mientras que en desarrollo social debería seguirse el ejemplo de Brasil, en donde se ha tenido “una recuperación de la distribución de la riqueza durante la crisis y no tiene otra explicación más que esas transferencias del gobierno federal hacia las clases menos favorecidas”.

fdm