Refinerías de AMLO en no menos de 3 años: KPMG

Refinerías de AMLO en no menos de 3 años: KPMG
Por:

El próximo gobierno ha anunciado la construcción de una refinería en Dos Bocas, Tabasco, con un costo de 160 mil millones de pesos, así como la reconfiguración y rehabilitación de las seis refinerías existentes, con una inversión estimada de 155 mil millones de pesos, monto que cumple los estándares; sin embargo, su puesta en marcha en tres años será “muy retador” para el nuevo gobierno.

De acuerdo con una nota de KPMG, la financiación, tiempo estimado de operación y puesta en marcha de una nueva refinería es muy acelerado, ya que tan sólo la refinería de Tula está en proceso de reconfiguración desde diciembre de 2014 y no finalizará en los próximos meses.

Asimismo, al ubicarse en Tabasco, la nueva refinería podría incrementar el riesgo en el transporte de gasolina, al estar más lejos de los principales centros de consumo en el centro, norte u occidente del país. La firma reconoce que sería deseable que la nueva infraestructura energética esté cerca del centro del país, debido a que el transporte del crudo podría volver engorrosa la refinación.

Además, plantea que al incrementar la capacidad de 40 a 85 por ciento del Sistema Nacional de Refinación (SNR) para procesar 1.3 millones de barriles diarios, implicaría renunciar a divisas por la exportación del crudo que en la actualidad se comercializa y su contribución se cambiaría por aquella que se genere a través de recibir ingresos por venta de gasolina, deduciendo todos los costos y gastos de operación del proceso de refinación.

[caption id="attachment_810540" align="alignnone" width="696"] Gráfico: La Razón de México[/caption]

Aclaró que tres de las refinerías existentes ya están reconfiguradas (Madero, Tamaulipas, Cadereyta, en Nuevo León, y Minatitlán, en Veracruz) y que las pendientes de reconfigurar son Salina Cruz, en Oaxaca y Salamanca, en Guanajuato, por lo que al tipo de cambio actual (19.13 pesos por dólar), una modernización costaría 88 mil millones de pesos.

Antes, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) era el principal cliente de combustóleo, pero ahora utiliza gas natural, que contamina menos. Sin las modernizaciones, elevar la producción de gasolinas implicará un aumento de la producción de combustóleo, el cual tendría que ser consumido por la CFE para la generación de electricidad, disminuyendo el consumo de gas natural, pero incrementando igualmente la huella de carbono.

Recientemente, Citibanamex externó su preocupación por la construcción de una nueva refinería, por ser muy costosa; es decir, 10 mil millones de dólares y su construcción sería mínimo en tres años.

El Dato: KPMG observa que si se aumenta la capacidad de refinación se renunciaría a la entrada de divisas por exportación, lo que reduciría los recursos para el gobierno.