S.O.S. para viudas

Exploran depósito de agua prehispánico de los mayas
Por:

Por Sofía Macías Liceaga/Especial para La Razón

Perder a la pareja “sí es el fin del mundo” en el momento que sucede, pero aún con todo el dolor que se siente, hay algo importante que las viudas deben hacer cuanto antes para evitar mayores problemas, opina Adina Chelminsky, especialista en finanzas personales: poner en orden su vida financiera.

Muchas mujeres sienten que no pueden manejar la situación por tanto dolor que sienten, pero si algo ayuda a ir superando esos tragos tan amargos es retomar el control de la vida y una parte muy importante son las finanzas, comenta la también autora de los libros “Cómo manejar tu dinero sin enloquecer en el intento” y “Cabrona y millonaria”.

Su primera recomendación es “tan pronto como puedas, empieza a poner tu vida financiera en blanco y negro”, esto implica conocer los gastos, las deudas y los bienes que se tienen.

En el tema de los ingresos es importante averiguar si había algún tipo de seguro de vida, si se tiene derecho a una pensión del IMSS (si es que el cónyuge empezó a cotizar antes de 1997), cuánto se puede recuperar de la afore o un plan privado de su trabajo y si había ahorros en cuentas o fondos de inversión.

Los bienes son para los males. Si estos ingresos no son suficientes para cubrir las deudas o los gastos corrientes es importante hacer una “lista de bienes vendibles”.

Una buena parte de los créditos, ya sean en tarjetas o hipotecarios, tienen un seguro de vida para el titular, por lo que antes de angustiarse porque tienen que liquidar dichos adeudos, Chelminsky recomienda verificar si lo incluyen.

Postergue decisiones importantes. Muchas mujeres al enviudar quieren hacer cosas radicales como cambiar de vivienda o vender el auto del marido y puede que no sea la mejor decisión.

“Puede que ese auto tenga varios años y lo que vayas a ganar sea poco y de cualquier modo vas a necesitarlo o que te cambies a una casa más grande que no podrás mantener”, ejemplifica Adina.

Por esto, a quienes tienen algunos recursos, ya sea de un seguro, ahorros o inversión, les recomienda postergar cualquier decisión de este tipo hasta que hayan tenido más estabilidad emocional y “si necesitas ir a terapia, mejor ve y no te desquites con tu cartera”.

En el proceso es recomendable contar con la asesoría de un consultor financiero y un abogado, sobre todo si hay problemas con el testamento.

Finalmente, algunas viudas deben regresar a trabajar después de algunos años de no hacerlo. Chelminsky aconseja perder el miedo pues en ocasiones se subestima a las mujeres que pasan la vida en el hogar, pero también ahí se adquieren hábitos y habilidades de administración que pueden ser útiles a una empresa.

¿Dónde buscar si hay seguros de vida?

Muchas personas no les dicen a sus familias que tienen seguros de vida o incluso ignoran que los contrataron, como puede ser el caso de coberturas que vienen atadas a un producto, por ejemplo los que se obtienen con la tarjeta de crédito o incluso servicios telefónicos.

• En México existe una manera de localizarlos: el SIAB- Vida, que es el Sistema de Información sobre Beneficiarios y Asegurados de Seguros de Vida.

• El SIAB- Vida es un registro de la Condusef, en el que las aseguradoras inscriben todas las pólizas de seguro de vida con sus correspondientes asegurados y beneficiarios.

• Para solicitar una búsqueda hay que acudir a las oficinas de la Condusef con el acta de defunción del asegurado y documentos que avalen que hay una relación con el finado.

• Por seguridad el sistema únicamente da informes respecto a seguros de personas fallecidas y si la póliza no estuviera a favor de quien consulta se le informa que existe, pero no quién es el beneficiario.

Mujer precavida…

Lo mejor para afrontar una situación de este tipo es estar preparada,

“eso es ridículo porque nadie quiere hacerlo en estos temas”, afirma

Adina Chelminsky, pero si afortunadamente no se está en esa situación

o es posible que se avecine, participar y ordenar las finanzas del hogar puede evitar grandes problemas.

1.- Involucrarse en las finanzas de la casa.

Conocer los ingresos reales de la familia, cuántas tarjetas se tienen, cuáles son las inversiones y sus estrategias, y cómo se administra el dinero.

2.- Contratar seguros de gastos médicos.

En ocasiones los fallecimientos vienen aparejados de deudas por costosos tratamientos, lo ideal es que la familia esté cubierta ante este riesgo.

3.- Hacer un testamento. Los juicios de intestado son largos y costosos, además los bienes se distribuyen conforme a derecho y no necesariamente por la voluntad de la persona.

Adina recomienda que los cónyuges sean los primeros beneficiarios y albaceas y tener un plan B para en caso de que ambos murieran si los hijos son menores de edad.

4.- Adquirir un seguro de vida. Su objetivo es mantener el nivel de ingresos de la familia, al menos hasta que puedan obtener nuevas fuentes.

Algunos agentes recomiendan que la suma asegurada sea de 5 a 10 veces el salario anual del asegurado.

5.- Recabar documentos importantes. Tener un archivo con las pólizas de seguros, contrato de la afore, número de afiliación al InstitutoMexicano del Seguro Social, el testamento, contratos y estados decuenta de inversiones, cuentas bancarias, participación en negocios y créditos.

fdm