Salario de ricos y pobres es 30.5 veces desigual

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

La desigualdad de los ingresos familiares en México es la más alta entre los países de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), ya que las ganancias promedio del 10 por ciento de la población con mayores recursos (los ricos del país), supera en 30.5 veces al 10 por ciento más pobre.

El promedio de todos los países de la organización presenta una divergencia entre sus ingresos de 9.6 veces, lo que muestra la disparidad enorme que hay en México, el cual es seguido por Chile con una diferencia de 26 veces, y Estados Unidos en tercer lugar de desigualdad, con un rango de 19 veces entre el salario familiar más alto y el más bajo.

De acuerdo con el documento Todos juntos ¿Por qué reducir la desigualdad nos beneficia?, en México la diferencia de los ingresos entre ricos y pobres era de 22 veces en la década de los 80 y de 33.1 veces a mediados de 1990.

Si bien entre el 2010 y 2012 el ingreso de los hogares tuvo una ligera recuperación, al salir de la crisis mundial del 2008, sólo las mexicanos con mejores salarios tuvieron un crecimiento en sus ganancias de siete por ciento, mientras que el 40 por ciento de la población con los recursos más bajos tuvo un descenso en sus entradas monetarias de tres por ciento.

Además, “durante las últimas tres décadas, el crecimiento de los ingresos medios de los más ricos fue mucho más alto que el de la media y el de los pobres. De hecho, en términos reales, el ingreso promedio del 10 por ciento en el extremo inferior (de los más pobres) en 2012, es menor que el de 1984”.

El informe también explica que el rango de pobreza relativa, aquella que se encuentra por debajo del 50 por ciento del ingreso medio, es del doble que la de la OCDE, y ésta se incrementó 3.5 puntos porcentuales más después de la crisis económica internacional, derivado de dicha situación, en 2010 el ingreso familiar promedio fue 11 por ciento menor que en 2008.

La disparidad en los ingresos familiares también se acentúa con algunos factores, como el trabajo informal, la poca proporción del gasto público destinado para educación y el sistema de salud, y la poca penetración del sistema de pensiones.

Según la organización internacional, para superar la desigualdad se deben de adoptar políticas centradas en cuatro áreas principales: promover una mayor participación de las mujeres en el mercado laboral; propiciar oportunidades de empleo que sean de calidad; fortalecer la educación, así como el desarrollo y adaptación de competencias durante la vida laboral; y diseñar mejor los sistemas fiscal y de prestaciones, para una redistribución eficiente.