Salva el Senado a los empresarios

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Por Aura Hernández

El juicio de amparo en materia fiscal permanecerá sin cambios para alivio de los empresarios.

Las reformas aprobadas en abril del año pasado en fast track por la Cámara de Diputados, entre las que se pretendía que el fallo a favor de un amparo fuera general y no beneficiara únicamente a los interesados, así como modificar el número de votos y que el dinero no fuese regresado por el Servicio de Administración Tributaria, pese a ganar el juicio, fueron rechazadas por el Senado de la República.

Los empresarios habían mostrado su oposición a dichas reformas, consideraban que los contribuyentes serían perjudicados al no poder defenderse de cobros ilegales o excesivos.

La reforma habría sido benéfica si sólo se hubiera propuesto que cuando se dicte una sentencia declarando inconstitucional una ley ésta beneficie a todos por igual, aun cuando no se hubieran amparado, sin embargo, esa parte de la reforma era el “dulce” para aceptar los demás cambios, consideró el vicepresidente fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, Carlos Cárdenas.

“Si se hubiera planteado así, sí era benéfico, pero lo que ellos hicieron es que con ese dulce intentaron todas las otras barbaridades, como mover el número de votos para que una sentencia fuese favorable”, resaltó.

El analista fiscal consideró en el pasado reciente el mensaje que lanzó el gobierno es que el amparo era “una perversidad y había que quitarlo”, sin embargo, esto no es posible porque se le estaría quitando a los contribuyentes un medio legítimo de defensa.

Y es que de enero a septiembre del año pasado, el SAT tenía 2 mil 295 juicios de amparo de los cuales mil 933 fueron ganados por la autoridad fiscal y 362 perdidos, estos últimos significan 28 mil 602 millones de pesos que salieron de las arcas del gobierno.

“Lo que nuestro país requiere es que en el Congreso se emitan leyes bien analizadas y estudiadas, leyes que tengan un fundamento técnico correcto.

fdm