Sin educacion, imposible el crecimiento

Ataques rusos a Siria violan derechos humanos, afirma AI
Por:

Por Karla Ponce

¡No hay tiempo que perder! Llegó el momento de aceptar que el talento tiene una estrecha relación con el desarrollo económico. Estadísticas del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) revelan que en territorio nacional sólo tres de cada mil mexicanos posee habilidades de clase mundial como dominio de una segunda lengua además de materias cuantitivas, mientras que en la India se contabilizan 4.3 por cada millar y en Tailandia suman 15.

¿Qué consecuencias tiene esta problemática? Armando Chacón y Gabriel Tarriba, investigadores del instituto, coinciden en que un país que no posee factor humano capacitado para transitar hacia áreas de mayor valor agregado como las ingenierías, está condenado a seguir rezagado.

El problema radica en que el país se caracteriza por tener un sistema educativo que carece de cobertura, seguimiento además de calidad. Datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), revelan que entre sus países miembros 70% de la población de 25 años o más cuenta con al menos educación media superior mientras que más de la mitad de la población mexicana adulta no cuenta con ésta.

Además la mitad de los estudiantes de países de la OCDE se ubican por arriba del nivel 3 de 6 en la escala del Programa para la Evaluación de los Aprendizajes de los Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), mientras que el 80% de los mexicanos está por debajo de ese nivel y casi 20% se encuentran por debajo de nivel uno.

¿Y por dónde? Los analistas son contundentes: la educación necesita una urgente y radical transformación en todos sus niveles y modalidades, desde el preescolar hasta el posgrado.

“Se debe replantear el modelo educativo con el fin de desarrollar los talentos que se requieren para competir en una economía global donde los estudiantes no sólo adquieran conceptos y datos sino que también aprendan a utilizarlos en la solución de problemas, sumen competencias”, explica Chacón.

Para el especialista es necesario impulsar el desarrollo de los estudiantes en áreas como el lenguaje, materias cuantitativas, dominio de inglés además de computación. El objetivo es estimular tanto los ingresos de esos individuos como el desarrollo de la economía nacional.

Cifras del IMCO sostienen que 1% de aumento en el acervo de talento conduce a 0.8% más ingresos de la población.

Razón por la que el instituto recomienda promover un modelo universitario parecido al anglosajón y centrar la educación básica en el desarrollo de capacidades del alumno.

También propone multiplicar los centros de capacitación y aprendizaje fuera del sistema escolarizado formal y crear un Sistema Nacional de Competencia Laborales Empresariales.

“Esto implica desarrollar un esfuerzo empresarial que beneficie a trabajadores con actualización tecnológica y administrativa para que contribuya con el crecimiento nacional”, finalizó.

asc