Sugieren recorte extra al gasto de 60 mil mdp

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

En Torreón, Coahuila

Los bajos precios del petróleo, crecimiento económico menor al esperado y una menor recaudación tributaria, son elementos suficientes para que el Gobierno Federal sume al recorte presupuestal de 50 a 60 mil millones de pesos para 2016, advirtió el director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), José Luis de la Cruz.

En entrevista, luego de participar en la Convención Nacional de Delegaciones de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), recordó que para este año el recorte es de 124 mil millones de pesos, mientras que para 2016 es de 135 mil millones; pero ante el deterioro de los pretroprecios y las perspectivas del PIB, hay condiciones para ajustar otros 50 a 60 mil millones de pesos.

“No hay condiciones para enfrentar el entorno de bajo crecimiento y será necesario hacer modificaciones que veremos en el presupuesto para 2016”, comentó.

El especialista recordó que en marzo, cuando se presentaron los precriterios de política económica, se tenía contemplado un precio de barril de petróleo en 55 dólares, pero el crudo está en niveles por debajo de los 40 y se contrataron coberturas a 49 dólares, que no cubren más una parte de la producción petrolera.

Además. el crecimiento de la economía ha tenido perspectivas a la baja, y estará por debajo de lo esperado hacia inicios de año, eso implica menor recaudación tributaria.

Y si existe la posibilidad de dar facilidades fiscales en los primeros meses, como parte del paquete para 2016, el monto de los ingresos tributarios que se esperan podría verse reducido, “creo que se tiene que entrar con un escenario de ingresos restringidos y eso implicará un mayor recorte”, expuso.

De acuerdo con De la Cruz, hay margen para un ajuste en los gastos de operación, no en sueldos, pensiones o inversión.

Por otro lado, con respecto a los cambios en el gabinete, anunciados por el presidente Enrique Peña Nieto, consideró que mandan un mensaje “más político que de resultados en el corto plazo”, pues no se dan en la parte económica y hacendaria, donde se mantiene la confianza en los funcionarios que no han dado los resultados esperados.

“El mantener a los mismos funcionarios encargados de la política económica, donde actualmente se centra la problemática del país, hace prever que la estrategia en esa materia se mantendrá igual”, sostuvo.

Consideró que ante la presión que enfrenta el país por la alta volatilidad en el sector externo y la competencia con China, además de los pobres resultados en términos de crecimiento económico, sí sería necesario que el gobierno mexicano modificara las estrategias.

Finalmente, dijo que el gobierno debe reconocer que el escenario económico mundial es mucho más complicado de lo que se ha planteado, que las reformas estructurales no tienen el perfil para enfrentar el panorama de mucha volatilidad en el tipo de cambio, caída en los precios del petróleo, entorno financiero volátil, mientras que el gasto de gobierno en los últimos años no fue el óptimo.