Jueves 13.08.2020 - 21:01

UE y Mexico planean impulsar nuevo TLC

JJ Macías, apenado por narración de comentarista de Multimedios
Por:

Tras 15 años en vigor, los gobiernos de la Unión Europea (UE) y de México han decidido actualizar su Tratado de Libre Comercio y estudiar la posibilidad de ampliar los sectores que deben incluirse para eliminar los aranceles a productos industriales, entre otros temas. Buscan iniciar las negociaciones a finales de año.

“Estamos preparados para comprometernos con un acuerdo muy ambicioso”, dijo la comisionada de Comercio de la UE, Cecilia Malmstrom, en un foro en Bruselas junto con el ministro de Economía mexicano, Ildefonso Guajardo.

“Pediré un mandato para lanzar negociaciones este otoño”, dijo Malmstrom..

De acuerdo con las agencias internacionales, se espera que funcionarios de la UE discutan la renegociación del TLC con más detalles en la cumbre UE-América Latina del próximo 12 de junio en Bruselas, Bélgica, a la que asistiría el Presidente Enrique Peña Nieto. México es el decimoséptimo socio comercial del bloque europeo.

El acuerdo “apunta a ser comparable al que tenemos con Canadá y al que estamos negociando con Estados Unidos”, señaló Malmstrom.

“Urge que nos adelantemos para concluir la modernización del acuerdo con México (...) y estar listos” para cuando la UE finalice su negociación con Estados Unidos, estimó Guajardo.

“El hecho de que tengamos a nuestros socios de Norteamérica con un instrumento negociado con la UE y otro en vías de negociación, dejaría a México en un rezago inexplicable visto desde la modernidad de nuestros acuerdos”, dijo.

Desde su firma en 2000, ambos bloques han conseguido eliminar el 100 por ciento de los aranceles a los productos industriales, pero ahora toca debatir sobre el futuro de otros sectores como el agrícola, el energético o el de transportes.

Entre 2003 y 2007, las dos partes consiguieron eliminar la totalidad de aranceles a los sectores industrial y agrícola. Lo que ahora pide el gobierno mexicano es la inclusión de productos considerados “sensibles” como los cereales, la carne y los derivados de la leche a la exención de tarifas arancelarias, entre otros.