Unicargas, a favor de costos del gas LP

Unicargas acusa oligopolio en el mercado de gas LP; pide investigar a 5 empresas

Unicargas señala que los grandes grupos han orquestado un alza de hasta 46% de diciembre de 2019 a julio de 2021; considera que la regulación a las estaciones es excesiva

Unicargas
Unicargas acusa a Grupo Soni, Uribe, Tomza, Nieto y Zeta Gas.Foto: Especial
Por:
  • La Razón Online

La Unión Nacional de Industriales de la Carburación a Gas (Unicargas) acusó que hay cinco empresas que controlan el mercado de gas LP en México: Grupo Soni, Uribe, Tomza, Nieto y Zeta Gas; por lo que pidió su investigación por prácticas oligopólicas.

La asociación indicó que están a favor del control en el costo del gas LP; incluso, puso a disposición del Gobierno sus 100 estaciones de dicho combustible. Señaló que los grandes grupos han orquestado un alza de hasta 46 por ciento de diciembre de 2019 a julio de 2021, lo cual afecta a las familias mexicanas.

“Estas empresas por décadas han tenido el monopolio de almacenamiento, distribución y venta del gas LP en el país; ante ello, exhortamos a la autoridad investigue, sancione y tome las acciones pertinentes para combatir esas prácticas en beneficio de la economía de la gran mayoría de los mexicanos”, destacó Unicargas.

Abundó en que con el surgimiento de la nueva empresa del Gobierno “Gas Bienestar” podrá surgir la oportunidad de acabar con la exclusividad que tienen esos grupos gaseros. Sugirió que sus estaciones puedan ser consideradas como distribuidoras del nuevo consorcio.

Lo anterior, luego de que Unicargas mencionó que sólo pueden surtir el combustible con Grupo Soni, Uribe, Tomza, Nieto y Zeta Gas, hecho que los deja en una posición muy vulnerable, ya que al no haber competencia “nos venden el energético en condiciones muy desfavorables”.

EXCESIVA REGULACIÓN

Sin embargo, Unicargas consideró que, como consecuencia de la reforma energética, la regulación a las estaciones es excesiva, por lo que promovió ante la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) para que se les revise con mayor certeza.

Denunció la operación de estaciones clandestinas sin que a la fecha tengan alguna consecuencia, pues no cumplen con la normatividad aplicable, no contemplan medidas de seguridad, venden gas robado, comercializan el gas a muy bajo precio y no pagan impuestos.

“Lo anterior afecta demasiado a las estaciones formales y reguladas que representamos, en virtud de que generan una competencia desleal, pero las autoridades correspondientes no las supervisan y argumentan que ‘no se encuentran en sus registros’”, concluyó. 

EGC