USMCA restringe a la mitad de la industria automotriz, afirma Castañón

USMCA restringe a la mitad de la industria automotriz, afirma Castañón 
Por:

El acuerdo resultante de la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ahora llamado Estados Unidos-México-Canadá (USMCA, por su siglas en inglés) restringirá a la mitad de la industria automotriz, debido a la regla de origen que se aprobó, señaló Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

El líder empresarial, quien fue uno de los integrantes del Consejo Consultivo del CCE en las negociaciones, dijo que debido a la regla que especifica que las importaciones de automóviles deberán contener un 25 por ciento de piezas realizadas en zonas de altos salarios, situación que pone en desventaja a la industria mexicana.

En materia automotriz, especificó, las reglas cambiaron de manera importante en la región, sobretodo para alcanzar los requerimientos del 25 por ciento de las partes del automóvil, fabricadas en zonas de alto salarios, y el 15 por ciento del diseño y de la innovación se hagan también en zonas con estas condiciones.

“Eso restringe a la mitad de la industria establecida en México y obligará a que busquemos política industrial, que facilite y disminuya otro tipo de costos para que puedan absorber competitivamente los 2.5 por ciento que pagarían en caso de no cumplir. Se trata de un impuesto compensatorio en caso de no cumplir con la regla de origen”, explicó.

Incluso cuando esta medida deja en desventaja a la nación, en comparación con sus socios comerciales, Castañón aseguró que no afectará, de momento, a la industria, debido a que en principio garantiza un crecimiento en caso de que Estados Unidos tuviera la iniciativa de castigar y aumentar los aranceles para los automóviles que se exportan hacia Estados Unidos, de momento las operaciones eran iguales.

“Sólo en caso de no cumplir la medida en tres años, a partir de la entrada en vigor del Tratado Comercial, los que no cumplen tendrán que pagar un impuesto compensatorio de 2.5 por ciento, que es donde México deberá poner atención”, aseguró.

En este sentido, dijo que el 70 por ciento de las exportaciones de automóviles mexicanos cumplirán con ese requisito, ya que las armadoras que se encuentran en nuestro país, traerán piezas de sus propias plantas o de proveedores en esas condiciones.

Respecto al porcentaje de 15% de inversión del costo en que sea diseñado o que sea investigado para la innovación en centros específicos de altos salarios, el empresario comentó que esto se resolverá con una política pública en México.

No obstante, reconoció que la diferencia entre las realidades económicas y de costos para vivir en los tres países, sí genera una brecha en los salarios, la cual se deberá ir acortando en la medida en la que se generen mejores tecnologías, más formación, mejores capacidades y habilidades laborales aumentando los salarios.

Sin embargo, advirtió que eso no significa que se tenga la obligación de que en este momento se incremente la remuneración salarial, debido a que sería sumamente riesgoso para la inflación en el país.

kl