Zedillo ve “ventajas minimas” en TLCAN

Zedillo ve “ventajas mínimas” en TLCAN
Por:

El expresidente de México Ernesto Zedillo considera que ante las posturas y conceptos erróneos sobre el comercio internacional que tiene el presidente Donald Trump, tiene poco sentido para México seguir dialogando para renegociar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

A menos que el gobierno de Trump presente un plan serio y claro, con cambios a ese tratado que beneficien a ambas naciones, Zedillo sugiere a las autoridades mexicanas que ya no pierdan más su tiempo intentando dialogar con el equipo de un presidente estadounidense que no acaba de entender los conceptos más elementales del comercio internacional.

“La aspiración de Trump de renegociar el TLC surge de su incorrecta idea de que el desbalance comercial entre las dos naciones se debe a las supuestas ventajas que México logró al incorporarse al tratado y de que ese desbalance, si bien positivo para México, se traduce en la transferencia automática de empleos de Estados Unidos hacia su socio del sur”, escribió Zedillo en una editorial publicada por el diario The Washington Post

“Ambos conceptos están equivocados”, apuntpo. Frente a estas ideas erróneas de Trump y que el ahora presidente de la nación más poderosa del mundo repitió a lo largo de su campaña, la posibilidad de lograr un acuerdo en beneficio de los dos países son muy bajas.

“Esta es una situación desafortunada y triste, pero el esfuerzo de acomodar los deseos caprichosos del presidente Trump han probado ser inútil y no debe continuar”, concluyó Zedillo. “No es útil ni para México ni para Estados Unidos”.

“En retrospectiva, la probabilidad de alcanzar un acuerdo de los temas en la agenda del presidente Trump que diera beneficios a ambos fue siempre baja, considerando que sus demandas desafiaron todo el tiempo cualquier racionalidad legal y económica”.

De acuerdo con Infosel, el expresidente de México no es el único que comienza a sugerir que es mejor dar por terminado cualquier esfuerzo de negociación con el nuevo gobierno de Estados Unidos ante sus posturas irreconciliables con un ganar-ganar para ambas partes.

Además, tanto Zedillo como otros consideran que aún ante el peor escenario que pudo haberse planteado, la muerte del TLC, México, y sus severas consecuencias económicas, México no debe sentirse derrotado o caer en la desilusión con las ventajas y desventajas del TLCAN.

“México deberá [ante ese escenario] reafirmar su compromiso con una economía abierta”, agregó Zedillo en su escrito. “México debe crear nuevas condiciones que mantengan, o incluso, aumenten su lugar en el mundo como un buen sitio para que las empresas produzcan tanto para el mercado local como para otros mercados, no solo el estadounidense”.

El pesimismo de Zedillo sobre el futuro del TLC, pero también su optimismo sobre las posibilidades del país de sobreponerse al impacto negativo inicial de la cancelación del acuerdo, la comparten además otros economistas.

Por otra parte, ha señalado que el muro parece ser otra de sus obsesiones “y no es asunto de México si el gobierno de Estados Unidos quiere elevar su deuda nacional al construir un elefante blanco en su territorio”, escribió el expresidente y actual profesor en economía internacional y ciencia política del Yale Center for the Study of Globalization. ”Rechazamos, cualquier intento de usar una sola pulgada de nuestro territorio”, dijo.