• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
Obama abre un bote de agua tras su discurso, ayer, en Johannesburgo. Foto: AP
Obama abre un bote de agua tras su discurso, ayer, en Johannesburgo. Foto: AP

Donald Trump no ha podido deshacerse de la sombra de su antecesor. Ayer, el expresidente estadounidense, Barack Obama, dio a Rusia la respuesta que la élite política de Estados Unidos estaba reclamando desde el lunes. El demócrata criticó lo “principios autoritarios” y la “intromisión de Rusia en los asuntos de sus vecinos”, durante una conferencia en Johannesburgo, durante la conmemoración del centenario del nacimiento del fallecido líder sudafricano Nelson Mandela.

“Rusia, humillada por la pérdida de influencia tras la caída de la Unión Soviética, sintiéndose amenazada, de repente comenzó a reafirmar principios autoritarios y en algunos casos, a entrometerse con sus vecinos”, manifestó el exmandatario en referencia a la anexión forzada de Crimea en 2014 un tema que también quedó fuera de la agenda de la polémica cumbre entre Trump y Vladimir Putin.

Obama se refirió a las tensiones comerciales que existen entre EU y Europa. “Los desafíos a la globalización  llegaron primero desde la izquierda, pero ahora llegan de la derecha. Estos movimientos populistas se aprovechan de los miedos de la gente que vive lejos de los centro urbanos, que siente inseguridad económica, y que su identidad cultural está siendo amenazada por el otro”, consideró, sin hacer referencia directa a su sucesor.

Me expresé mal (…) Quise decir que no veo razón por la que Rusia no estuviese detrás de la injerencia en las elecciones presidenciales de 2016. Acepto las conclusiones de las agencias de inteligencia, de que la interferencia rusa tuvo lugar en las elecciones”

Donald Trump

Mandatario estadounidense

Respecto a la crisis financiera internacional de 2008, que coincidió con el inicio de su primer mandato, aseguró que es “causada por el irresponsable comportamiento de las élites, que resultó en años muy duros para la gente común. Y por las acciones tomadas por los gobiernos, luego de la crisis, incluyendo el mío, la economía global está ahora en el camino del crecimiento”.

Obama consideró también que la libertad de expresión y la prensa estaban “bajo ataque, amenazadas por la censura y las fake news. Las redes sociales son tan efectivas para promover el conocimiento como para propagar miedo, propaganda y teorías conspirativas”, añadió el liberal.

“Yo creo en la visión de Nelson Mandela. Creo en la visión compartida por Gandhi, King y Abraham Lincoln. Creo en la visión de igualdad, justicia, libertad y una democracia multirracial, construida sobre la premisa de que todos somos creados iguales”, proclamó. “Necesitamos más cooperación global, no menos”, sentenció.

Mientras, Trump trataba aún de neutralizar los efectos negativos de su encuentro con el presidente ruso, considerado por republicanos y demócratas una falta de respeto hacia las agencias de inteligencia de Estados Unidos, que han confirmado la interferencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

En una junta ante líderes republicanos, Trump argumentó haberse equivocado y explicó que quiso decir que no veía ninguna razón por la que no hubiera sido Rusia quien interfirió en las elecciones de 2016 en Estados Unidos.

“Me expresé mal (…) Quise decir que no veo razón por la que Rusia no estuviese detrás” de la injerencia en las elecciones presidenciales de 2016, indicó Trump en declaraciones en la Casa Blanca.

Asimismo, el presidente agregó que tiene “plena fe” en la comunidad de inteligencia de Estados Unidos. “Acepto las conclusiones de las agencias de inteligencia de que la interferencia rusa tuvo lugar en las elecciones”, apuntó, aunque matizó a continuación que “no hubo conspiración” entre su campaña electoral y Moscú.

“Esfuerzos perversos de Rusia siguen”: EU

El director de Inteligencia de Estados Unidos, Dan Coats, defendió la “clara” conclusión de sus investigaciones: Rusia interfirió en las elecciones presidenciales de 2016 y buscó “socavar” la democracia estadounidense, a pesar de la reticencia manifestada por el presidente Donald Trump a admitir los informes oficiales.

“Hemos sido tajantes en nuestras conclusiones de que Rusia medró en las elecciones de 2016 y de sus esfuerzos perversos, que aún continúan, para socavar nuestra democracia”, señaló Coats en un comunicado.

Sin mencionar la postura de Trump en Helsinki, el alto funcionario aseguró: “seguiremos brindando información de inteligencia objetiva y sin adornos en apoyo a nuestra seguridad nacional”.

Trump causó sorpresa este lunes en el ambiente político y de gobierno al negarse a reconocer o condenar la interferencia de Moscú en las elecciones, durante una conferencia de prensa conjunta con su par ruso, Vladimir Putin, en Helsinki, Finlandia.

Tras el revuelo causado por la declaración, Coats aseguró que “el papel de la comunidad de inteligencia” es proveer al gobierno de la “mejor información” disponible basada siempre en “hechos” contrastados.

am