Foto: Especial

Los organismos reguladores en materia energética en México deben tener un rumbo transexenal, consolidar su autonomía y contar con una visión estratégica y buena planeación para el mediano plazo, indicó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Se necesita mantener un rumbo bien definido y medible, un rumbo transexenal, pues son instituciones cuya independencia tiene que consolidarse, en el caso de la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA), pero que tienen que tener su rumbo independientemente de los avatares y de los ciclos políticos”, afirmó Gabriela Ramos, de la OCDE.

Según Notimex, la consejera especial para el Secretario General del organismo, Gabriela Ramos, expuso que se necesita promover una cultura de independencia en los tres reguladores del sector que hay en México, la cual les permita consolidar su papel como autónomos, para cumplir sus objetivos en beneficio de la economía.

Cabe recordar que los tres reguladores de la industria son la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y la Agencia de Seguridad, Energía y Medio Ambiente.

Al presentar el estudio “La gobernanza de los reguladores: impulsando el desempeño de los órganos reguladores en materia energética de México”, dijo que los planes necesitarán traducirse en indicadores de desempeño, con ello se podrá medir la calidad de los mecanismos internos y la efectividad de las políticas.

Y es que, precisó, si bien los reguladores ya han alcanzado los primeros objetivos de la reforma, ahora es necesario establecer una visión estratégica y una buena planeación con medidas a mediano plazo.

La representante de la OCDE precisó que el estudio recomienda que los reguladores desarrollen planes operacionales de tres a cinco años, para crear una biotecnología regulatoria más estable y predecible, y dar impulso a la inversión.

Gabriela Ramos consideró que los planes deben constituir una guía, que con una retroalimentación permita determinar que la ruta es la correcta, es decir, tener la brújula bien dirigida.

El presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García, precisó que algunas de las iniciativas de los reguladores en México consideran un decálogo para una regulación inteligente.