• Tamaño de fuente: A  A  A  A  
El arquero mexicano detiene un tiro durante la práctica de ayer. Foto: Mexsport

En el Grupo F todo se complicó después del triunfo de Alemania sobre Suecia y ahora cualquiera puede calificar, hasta Corea del Sur, que a pesar de tener dos derrotas, todavía tiene esperanzas.

La Selección Nacional de México está viviendo uno de los mejores mundiales en la historia, pero aún no tienen nada asegurado y todo está en sus manos, ya que de conseguir un empate o una victoria se instalarían en los octavos de final, pero de caer ante su similar de Suecia su pase se complicaría de más.

Ayer, en conferencia de prensa en las instalaciones del Dynamo de Moscú, Guillermo Ochoa reconoció que ellos no hacen cálculos para clasificarse, ya que en su mente sólo está ganar y llegar hasta el último día de la justa veraniega.

“No hacemos cálculos. Estábamos en el aeropuerto cuando nos enteramos. Honestamente, no hicimos cálculos, ni sacamos las matemáticas. Nos toca clasificarnos, pero no hay rival fácil. El último partido es tan importante como el primero. No hay rivales pequeños, como se ha visto. Y sin ir más lejos, en el partido contra Corea, a pesar de que ellos iban perdiendo por dos goles nunca dejaron de intentarlo; y acabaron marcando”, dijo.

El cancerbero titular en Rusia llenó de elogios a su timonel, Juan Carlos Osorio, y le agradeció a la afición por cambiar su manera de pensar sobre el cafetalero, ya que para el jugador del Lieja, Osorio es un tipo que ama a México.

“Es muy merecido lo que la afición le hizo sentir al profesor. Es una persona muy apasionada. Por su carrera, por sus futbolistas y por darles en todo momento lo mejor; y la máxima información respecto al partido y sobre el rival. Siempre está al día. Ve el futbol actual, pero también entiende el pasado. El profesor se desvive por los mexicanos sin ser mexicano”, añadió.

Al ser cuestionado acerca de hasta dónde pretender llegar en el certamen, mencionó que “la ilusión mía y la de todos mis compañeros es quedarnos hasta el último día. Nadie nos va a quitar la ilusión. Todos los que están aquí quieren llegar hasta ese día, pero esta selección lo quiere más que los demás”.

Por otra parte, resaltó que Suecia es un equipo muy peligroso y lo demostró ante Alemania, ya que los teutones consiguieron el triunfo a balón parado, por una genialidad y en tiempo de compensación.

“Ese resultado no cambia para nada nuestra concentración, ni la preparación del juego contra Suecia. Era lo mismo antes de conocer ese resultado que ahora. El compromiso sigue siendo el mismo. Nos tenemos que preparar para afrontar un partido de alto nivel y que será de alta intensidad”.

Por último, el arquero tres veces mundialista reconoció que ellos desde que viajaron a Rusia para encarar el torneo ya tenían en la mente que se jugarían su pase a la siguiente ronda en el último partido, y así será, pero con la ventaja de que tienen el boleto a los octavos de final en sus manos y todo depende de ellos para clasificarse.

“Más allá de como quedara Alemania con Suecia, sabíamos que nos íbamos a jugar el primer puesto del grupo en el tercer partido, contra Suecia”, concluyó.

Compartir